¡Ahí vas de tortilla caliente!

Palabras van y palabras vienen, y se quedan para la posteridad, una tradición que seguramente perdurará por muchísimos años son los dichos y refranes populares, aquellos que sin mostrar evidencia científica no dejan de ser motivo de enseñanza chusca en la “escuela de la vida”, solo vasta que alguien hable o diga mal una palabra o lo haga de forma graciosa para que el receptor lo reproduzca a su manera, naciendo así el popular “como dijo fulano”. Por ejemplo la frase que precede este documento “¡Hay vas de tortilla caliente!”, hace referencia a la gente chismosa y es una expresión generalizada en los valles centrales del estado de Oaxaca.

Una frase que me llamó muchísimo la atención y que creo que está llena de gran sabiduría popular es la que dijo la “marchanta” de Santo Domingo (Tomaltepec), “pues mira comadre yo solo digo que cadi quien con su cadi cual y hay que mire si lo da”; interprete usted “asegún” el contexto que esté imaginando.

Y es que en cuestión de dichos nos pintamos solos, algunos representan a una comunidad como dicen en Huautla de Jiménez “el que toma atole de masa se queda en Huautla”, pues es un dicho muy bien dicho, sin embargo su servidor tomo atole de masa y este me hizo “lo que el viento a Juárez” a propósito de tan noble personaje.

Y hablando de grandeza sírvame este momento para recordar lo que dijo un gran Galeno de apellido Arjona “Si bien vengo vestido como pordiosero, también traigo el alma de caballero para servirle a todos ustedes”, esto rompe por completo con aquel famoso refrán que dicta “aunque la mona se vista de seda, mona se queda”.

Y como nadie niega la cruz de su parroquia dedicaré estas líneas a los dichos de mi tierra, mi natal Zaachila, en donde hay “Una calle derecha por donde corre el agua y nacen flores”, y donde escuché cuando era un niño que mi “Tata” le decía a mi “nana” “hora si como dijo Pocha, que más querer quiere Oque, si tooo lo quere Oque hago tía Ena” por supuesto que no esta en dialecto sino es la expresión de una persona que tenia problemas de dicción y que quería decir “que más quiere Roque tía Reyna si todo lo que quiere Roque yo hago.

Debo recordar a un personaje con quién conviví muchos años, conocido como “el Chiro” y cuyos dichos han traspasado la frontera, la gente lo recuerda al decir: “así está la trenza como dijo Chiro”, haciendo referencia a así esta la cuestión, problema o situación; también es recordado porque un día dijo “Ya llego mi´jo Miguel y me trajo hartos cazelcers y una fideocafetera” haciendo referencia a que había recibido videocasetes y una videocasetera del “heredero de sus glorias”; me tocó tenerlo en mis brazos en el momento en que “colgó los tenis”, Chiro tuvo como pareja entrañable a Juan Carrera, ambos corrían aventuras y trabajaban juntos, eran “siete oficios y catorce necesidades”, un día de albañiles hacían una barda, el dueño de la casa reclamó que la barda no se veía derecha a lo que respondió el imperfecto “ahí cuando se seca se enderezca”.

Es frecuente escuchar en los lugares donde hay mucha gente, en especial en los días de trabajo pesado como la pizca de maíz o en las calendas la frase “que corra el agua o corro yo” solicitando el “agua de las verdes matas” que dicho sea de paso da origen a una oración muy propia de nuestro terruño, “para todo mal mezcal y para todo bien también”; por cierto todavía vive un personaje conocido como el Leo Dan, a quién le dijo su mamá “Hay Leo Dan puro Mezcal eres”, y respondió el sinvergüenza “no mamá también con refresquito”. Otra forma de retar o buscar compañero para “ponerse hasta atrás” es que cuando te encuentras a alguien le dices “parie” “¿nada o qué?” y si el retado está disponible “se arma la funcia”.

En una ocasión escuche al Señor Clemente Villarreal realizar una ceremonia antes de tomar de su copa de licor, haciendo una cruz con la copa recitó: “dulce licor bello tormento, que haces afuera venga pa´ dentro” y salud.

Los parroquianos iban a la Selecta que era la única tienda que les vendía mezcal “desde tempranas horas” y cuando acababan con sus monedas se escuchaba a don Rosendo decir “circulando, circulando”, y así se dice cuando te quieres deshacer de alguien “circulado como dijo don Rosendo”. Por cierto, Amador Pérez Torres, zaachileño de cepa y creador del más famoso danzón, Nereidas, también compuso una Marcha a la que tituló “Circulando”, en honor a tan famoso dicho popular.

Cuando se ve a las personas que van con un regalo por la calle se dice ¿Dónde va a caer esa nube? Y muy seguramente la respuesta será vamos “al gasto”, ya que fulano nos invitó a “su dichosa” a “compartir la sal y la tortilla”, el concepto de gasto equivale a fiesta y dichosa hace referencia al hogar o casa.

Un personaje reciente el “El campeón”, que también tiene un problema al pronunciar la R y la L a quién se le atribuyen varios dichos como: pasa la sasa (pasa la salsa), eta buto (está bruto), y ni haba ben esa (ni habla bien esa).

Me tocó conocer a Cleto, personaje dedicado a la herrería, bajito de estatura y claudicante (por la polio seguramente), acostumbrado a recibir “adelantos”, cuando le cobraba decía “espete que me enderezque”, por eso cuando a alguien le van a cobra dice: “como dijo Cleto espete que me enderezque”.

A mi amigo Chucho (qepd) conocido como el Chicatrón, poco favorecido por la madre naturaleza, un día que hubo balacera le toco un balazo de rebote, la gente decía mira como le dejaron su cara, pobre muchacho, él decía “en mi pie me dieron, en mi pie me dieron”.

También las señoras tiene sus dichos, hay tienen ustedes a Tía Olga la gelatinera a quien le debemos él dicho “ni pedo dijo Olga, cuando no cuajaron las gelatinas”, o como dijo mi Nana Tina (qepd) “todo generación” refiriéndose a que siempre había modernidad para su respectivo tiempoo, o como dijo una tía “que no va a ser, hasta en el mole conozco a ese”, cuando las señoras se enojan con la hija o el hijo luego dicen “pueda que rabia tienes”.

Tía Carmita, abuelita de los Vargas en una tarde de alegre “cuelga” (cumpleaños), repartía su botella de licor, cuando alguien la interrumpió, se voltea y dice: “momen cris” por decir moment please, nació un dicho eterno entre la familia.

Hay una tienda famosa, la tienda de Chachita, personaje pintoresco en ese lugar puedes encontrar de todo, desde mezcal hasta unos “tiritos” calibre 22, el problema es que es tanto el desorden que es común que te diga “Fíjate a ver si no lo ves por ahí”, también cuando eres malo con la puntería no es raro que te digan “compra puntería donde esta Chachita”; la Chachita tiene un tocadiscos en el centro de la población y luego anuncia cada cosa; “se le comunica a la Niña Berryman que entreguen al perro que tienen amarrado, porque está en tratamiento médico y el perro tiene una seña secreta jajajaja”; aprovecha este medio para hacer encargos a su mismísimo esposo “Roque, Roque… si estas en la plaza tráeme una cebolla”…Jajajajajaja esto lo escuché hace un par de años.

Para llegar a Zaachila antes se pasaba por Cuilapan el viaje era en “guajolotero”, y se escuchaba decir a los cuilaperos “Abajan en el tope” y luego si te conocían te decían “ya te vas Pa”, o si era dama “ya te vas ma”.

Muchos fueron los momentos difíciles que vivimos con los pueblos vecinos, sin embargo ahora somos pueblos hermanos, aunque mis paisanos se siguen enojando con aquello de “Zaachila quiere caballo no entra”, he aquí la explicación: Fue en la guerra frente a la intervención francesa por el año 1862 cuando el general Porfirio Díaz, convocó a todos los pueblos patriotas a defender la joven nación, entre ellos obviamente ZAACHILA, esa batalla fue en la cuesta donde por cierto la Victoria fue para el ejercito republicano, entonces el regimiento de Zaachila comandado por un señor del barrio de la Soledad el cual omito su nombre en este momento para no caer en algún falso dato, contó de propia boca que cuando Zaachila no respondía al ataque programado debido a que los caballos no eran más que nobles animales de trabajo el sonido de las balas y cañones los asustaban y allí un soldado patriota grito ZAACHILA QUIERE CABALLO NO ENTRA. Sin embargo dejaron los caballos y combatieron a pie y de eso nadie puede presumir en todos los valles centrales. ZAACHILA también regó la patria con su sangre.

Si alguna vez visitas mi tierra, debes traer suficiente estómago o pedir una bolsa pues acá en mi casa “el que no come carga” y como dijo Bertoldo (de Nochixtlan) de comer hubo por pendejo el que no comió.

Seguramente no he alcanzado a rasguñar siquiera la grandeza de esta tradición popular, cada pueblo con lo suyo, o mejor dicho “cadi quien con su cadi cual”, y digo que “el que mucho se despide pocas ganas tiene de irse”; disculpen si he ocasionado ofensas pero ya sabemos que de “poetas y locos todos tenemos un poco”.

Hasta la próxima.

 

  1. CESAR MARTÍNEZ (EL NUMERO 12).

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *