Cuarto Viernes de Cuaresma… la Samaritana

040316-VIERNES-DE-SAMARITANA-BEH-12

* ¿Sabemos realmente la esencia de esta tradición o solamente nos conformamos hasta sentir saciada nuestra sed?

Adrián MARTÍNEZ GEMINIANO
Se conoce este Cuarto Viernes de Cuaresma como un referente para salir a tomar agua fresca y de sabores por ser día de la Samaritana.

En las calles se puede observar a gente que desde sus negocios, oficinas, iglesias, escuelas, parques y calles de Oaxaca regalan aguas frescas de horchata, chilacayota, jamaica, tuna, piña, sandía, etc.

Faltan tres semanas antes del viernes Santo y en los puestos simulando el pozo donde Jesús siendo Judío pidió de beber a una mujer de Samaria se colocan y adornan grandes ollas y vitroleros, algunos recipientes son forrados con papel que simula ladrillos con arcos de palma o carrizo decorados con flores de bugambilia.

Las personas que visitan Oaxaca y los mismos locales en este cuarto Viernes de Cuaresma podemos disfrutar de ricas aguas de sabores y en algunos lugares también de nieves típicas de la región.

Pero, ¿sabemos realmente la esencia de esta tradición o solamente nos conformamos hasta sentir saciada nuestra sed?, la tradición inició en iglesias y atrios pero se volvió muy popular cuando escuelas y establecimientos se unieron a la festividad.

UN POCO DE HISTORIA

JESÚS se ha detenido a descansar cerca de un pozo en Samaria. Sus discípulos se han ido al pueblo a comprar alimentos. La mujer con quien Jesús habla ha venido a sacar agua. Él le dice: ‘Dame de beber.’

Esto sorprende mucho a la mujer. ¿Sabes por qué? Jesús es judío, y ella es samaritana. Y a la mayoría de los judíos les desagradan los samaritanos. ¡Ni les hablan! Pero Jesús ama a gente de toda clase. Él le dice: ‘Si supieras quién te pide de beber, tú le pedirías, y él te daría agua que da vida.’

‘Señor,’ dice la mujer, ‘el pozo es hondo, y tú ni tienes un balde. ¿Dónde conseguirías esta agua que da vida?’

‘Si bebes agua de este pozo te dará sed otra vez,’ explica Jesús. ‘Pero el agua que yo daré puede hacer que uno viva para siempre.’

‘Señor,’ dice la mujer, ‘¡dame esta agua! Entonces no tendré sed nunca más. Y jamás tendré que venir aquí para conseguir agua.’

La mujer cree que Jesús está hablando de agua verdadera. Pero él está hablando sobre la verdad acerca de Dios y su reino, que es como agua que da vida. Puede dar vida eterna.

Jesús ahora le dice a la mujer: ‘Ve y llama a tu esposo y vuelve acá.’

‘Yo no tengo esposo,’ dice ella.

‘Contestaste bien,’ dice Jesús, ‘Pero has tenido cinco esposos, y el hombre con el cual estás viviendo ahora no es tu esposo.’

La mujer se sorprende, porque todo esto es verdad. ¿Cómo sabía estas cosas Jesús? Sí, es porque Jesús es el Prometido dado por Dios, enviado por él, y Dios le da esta información. Ahora los discípulos de Jesús regresan, y les sorprende que él esté hablando con una samaritana.

¿Qué aprendemos de todo esto? Que Jesús es bondadoso con gente de toda raza. Nosotros debemos ser así; no debemos pensar que alguien sea malo solo por su raza. Jesús quiere que toda la gente conozca la verdad que lleva a vida eterna. Y nosotros debemos querer ayudar a la gente a aprenderla.

Juan 4:5-43; 17:3.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *