De el “Homenaje Racial” en 1932 a la actual “Guelaguetza”

  • Guelaguetza Oaxaca
    Guelaguetza Oaxaca
  • Guelaguetza Oaxaca
    Guelaguetza Oaxaca
  • Guelaguetza Oaxaca
    Guelaguetza Oaxaca
  • Guelaguetza Oaxaca
    Guelaguetza Oaxaca

Carlos CERVANTES

Sin meternos a Honduras buscándole orígenes hispánicos, hoy hacemos una remembranza de lo que fue el “Homenaje Racial” que se llevó acabo en 1932 con motivo de que la ciudad de Oaxaca cumplió su Cuarto Centenario de haber sido elevada a esa categoría (de ciudad) por orden del rey de España cuando era Villa de Antequera. Años después se instauró la “Guelaguetza” en los dos lunes siguientes al festejo de la Virgen del Carmen Alto que tiene como fecha principal el 16 de julio.

En aquella ocasión la ciudad aún no se reponía de los efectos devastadores del sismo de 1931 que la dejó postrada y en ruinas, por lo que el gobernador Francisco López Cortés en carbón grupo de distinguidos oaxaqueños organizar una fiesta donde concurrieran delegaciones de todas las regiones de la entidad y el espectáculo se presentó el 25 de abril en la falda del Cerro del Fortín. El comité organizador lo integraron los señores: León Rivera, presidente municipal; profesor y diputado don Policarpo T. Sánchez y el diputado local Demetrio Bolaños cacho.

El programa que se confeccionó y cuyo ejemplar tenemos en nuestras manos decía en una parte: “En el transcurso de estos cuatro siglos (la población) ha cumplido en primera línea su deber para con la patria y ha mantenido en todos los momentos de su historia inquebrantable su dignidad, inviolable su decoro y unido el honor de todos sus hijos bajo el nombre queridísimo de oaxaqueños.

”En las agitaciones del pueblo en que sea disputado el derecho y la libertad nunca negó su entusiasmo y no escatimó jamás su esfuerzo y su sangre, y en el concierto humano de la civilización aportó ayer y prodiga hoy con firmísima fe su trabajo infatigable y vigoroso con el que contribuye a ir amacizando los cimientos del porvenir. Por eso en el balance de cuatro siglos que ahora cumple en el ejercicio de su vida ciudadana, hay un timbre de orgullo y una legítima satisfacción…”

 

Los festejos se iniciaron el sábado 23 de abril y concluyeron el jueves 5 de mayo. El homenaje racial fue solamente una parte del extenso programa preparado.

 

La noche del sábado 23 fue el gran concurso popular de composiciones musicales en el teatro Luis Mier y Terán que hoy es el Macedonio Alcalá. El domingo 24 en la Exhacienda de Aguilera fue abierta la exposición oaxaqueña por el gobernador Francisco López Cortés y funcionarios federales, estatales y municipales, pasando enseguida recorrer los stands y a las 16 horas “Tarde Racial” en Monte Álbán donde se presentó la leyenda de la princesa Donají que dio origen al escudo de la ciudad y el juramento de “Netzahualcóyotl”, cuadro racial ilustrado con hermosas danzas.

Después salió el desfile nocturno hacia el centro de la ciudad hasta llegar al zócalo.

 

 

Gran “Homenaje Racial” el día 25

El día 25 fue lunes y las actividades comenzaron a las cinco de la mañana con la participación de grupos estudiantiles que recorrieron calles del centro de la ciudad entonando las mañanitas oaxaqueñas y otros himnos y cánticos a Oaxaca. A las nueve de la mañana se inició el “Homenaje Racial” en la falda del Cerro del Fortín donde se acondicionó una rotonda. Presidió el gobernador del estado y altos funcionarios mientras que el lugar se encontraba pletórico de personas que acudieron a presenciar el novedoso espectáculo.

El programa inició con la actuación de la Orquesta Sinfónica del IV Centenario que interpretó el Baile de Bodas y Cortejo Nupcial, Romance de Pierrot y Colombina. En seguida hizo su arribo la señorita Oaxaca acompañada de bellas damas, seguida de una comitiva de charros y chinas llevando la bandera del ayuntamiento de la ciudad.  Enseguida se dejaron escuchar los acordes del “Dios Nunca Muere” y la canción popular “el Nito”.

Luego comenzaron entrar las representantes de diversas regiones comenzando con la señorita Mixe; Señorita Sierra Juárez y comitiva, portando un retrato de Benito Juárez; Señorita de La Costa al Son de Chilenas y otras melodías de la región bailando a ese ritmo; Señorita de la Cañada con un grupo de muchachas Huautlecas, mazatecas y de la chinantla trayendo la Guelaguetza de Flores y frutos regionales, a los acordes de Tortolito Cantadora. Nótese que ya se usaba la palabra de la Guelaguetza.

Llegó la señorita que representaba al Valle y sus acompañantes que interpretaron la Danza de la Pluma. La Señorita Mixteca y comitiva coreando la popular Canción Mixteca de José López Alavés. Finalmente arribó la representante del Istmo y damas ataviadas con los vistos atuendos de flores de colores y costosas alhajas  de oro, como los collares de centenarios. Lo hicieron al Son de la Sandunga.

Final finalmente la señorita Oaxaca y las demás representantes de las regiones una vez que repartieron su Guelaguetza se acercaron al Teocalli de la Raza erigido en el centro del lugar y lo abrieron saliendo decenas de palomas blancas llevando un mensaje de optimismo, cordialidad y esperanza.

A eso de las 13 horas concluyó el “Homenaje Racial” y se inició un desfile hasta Aguilera, hoy Escuela de Medicina de la UABJO. Por la tarde fue develado el Escudo de la ciudad de Oaxaca en el pórtico del Palacio Municipal por el gobernador del estado y los festejos continuaron toda la semana.

El Escudo de Cantera se encuentra actualmente en la fachada del edificio ubicado en avenida Independencia y García Vigil. Antes estuvo en la parte del exconvento de Santa Catalina de Siena esquina Murguía y 5 de Mayo.

Un año después con motivo de la visita del Presidente Abelardo Rodríguez se repitió espectáculo en el Fortín y años después se quedó establecido como costumbre los dos Lunes del Cerro, con los cambios que observamos actualmente. Llegan delegaciones que bailan sus sones, lucen su indumentaria y ofrecen su Guelaguetza a propios y a los visitantes ya que el espectáculo sea comercializado, pero sigue siendo un gran atractivo.

En el “Homenaje Racial” la representación fue por regiones cuyos tipos humanos por primera vez se vieron en un solo lugar cuando que anteriormente ni se conocían dada la incomunicación ante lo abrupto de nuestro territorio. Años después se agregó la delegación de Tuxtepec puesto que en 1932 no había ni esperanza de contar con una carretera hacia la ciudad.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *