¿De quién depende que el baratillo de Zaachila vuela a recuperar su esplendor?

Adrián MARTÍNEZ GEMINIANO
Nadie es profeta en su tierra, reza un dicho muy antiguo, y vale la pena mencionarlo ahora que tuve la oportunidad de ir a desayunar al Baratillo que se ubica en la hermosísima Villa de Zaachila, y es que este lugar pareciera que se resiste a morir, a pesar de que tienen de todo: buen ganado, buenos precios y sobre todo varios puestos donde se puede comer sabroso y barato.

Porque digo lo del dicho, pues muy simple, verá usted estimado lector, que solamente las y los zaachileños son los únicos responsables de hacer que este lugar de compra y venta de borregos, chivos, vacas y demás animales vuelva a repuntar.

Así es, ni las autoridades municipales en turno, ni la publicidad, ni por más anuncios que se pongan, nada ni nadie ajeno a la población oriunda de la Villa hará que este lugar se levante.

Verá usted, hace algunos trienios las autoridades municipales que ocuparon el Ayuntamiento zaachileño les construyeron una sede a los comerciantes para el Baratillo, la cosa iba más o menos bien, pero como en todo, siempre las diferencias y la división pudieron más que el bien común, entonces que se separan y los representantes del Baratillo migran a Cuilapam de Guerrero.

En ese pueblo vecino, las cosas han estado mucho mejor, y no han tenido algún tipo de contrariedad, pero, lo que aquí nos atañe es motivar a que el gran baratillo zaachileño vuelva a ser lo que fue y es que es un lugar de venta de mucha tradición e icónico para los municipios aledaños de esta Villa.

En lugar de que las personas compren carne en calan de los rastros de la capital, en vez de que vayan a Cuilapam o San Antonino, por que no mejor se compra a los paisanos, por qué no mejor se negocia entre ellos mismos, por eso digo que nadie es profeta en su tierra.

EL BARATILLO, BOTÍN DE UNOS CUÁNTOS
Pareciera que las personas estamos esperando a que la autoridad municipal nos resuelva todo, casi casi queremos que vayan a sacar de sus casas a los compradores y nos los traigan,

Si bien es cierto que hay necesidades apremiantes para que un mercado, como lo es el baratillo, funcione en óptimas condiciones, la buena organización y la capacidad de gestión debe prevalecer por sus líderes.

Pero al contrario, parecemos ir como los cangrejos, para atrás, utilizando un cargo momentáneo para chantajear a la autoridad en turno en vez de proponer, proyectar, utilizar nuestra creatividad, se nos pasa la vida en puro pedir sin ver si lo que estamos aportando cubre esa parte de nuestras exigencias.

CONSUME LOCAL
Siempre andamos buscando apoyar a los de afuera, damos preferencia a quien no es de casa, a quien no es nuestro hermano, esto está mucho muy mal señores de Zaachila, abran los ojos, peleen codo con codo y vuelvan a comprar local.

Vuelvan a hacer que este maravilloso lugar de compra venta, espacio comercial de su tierra se mantenga de pie pero con dignidad, ya basta de estar apoyando a otros, y no es que esté mal ir y buscar otras opciones porque siempre se busca que la economía rinda, pero apóyense entre ustedes zaachileño con zaachileño, dejen de pensar que todo lo tiene que resolver la autoridad en turno.

Si es verdad que quien gobierna debe estar al pie del cañón viendo cuáles son las necesidades de la población, pero no tienen una varita mágica para solucionar los problemas de golpe, ya les pusieron hace años unas instalaciones de primer mundo y no fue suficiente.

Nadie es profeta en su tierra, este dicho lo pueden ustedes romper y decir con orgullo que lo que se hace en Zaachila se consume y se presume por los lugareños.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *