El diálogo es el camino

  • DIALOGO 1
    Vociferar mentiras tras mentiras por todos los medios posibles buscando la confrontación entre los maestros y padres de familia es poner la atención en la educación de los niños y traerá consecuencias idóneas para la convivencia social
  • DIALOGO 2
    Cuánto se gasta diariamente para sostener todo el aparato policiaco, militar y de inteligencia venido de la ciudad de México para aplacar las protestas del magisterio y obligar, si, obligar a sangre y fuego a aceptar la mal llamada reforma educativa
  • DIALOGO 3
    ¿Qué se pretende al revivir el clima de linchamiento y el enorme gasto publicitario por todos los medios para desarticular a la sección XXII del SNTE repitiendo escenarios del fatídico 2006?

Jesús Santiago Montes

 

¿Qué pasó en la ciudad de México que provocó un cambio radical en la actitud del gobernador Gabino Cué Monteagudo respecto a sus relaciones con el magisterio?

¿Dónde quedaron los discursos conciliatorios y el reconocimiento a la propuesta educativa hecha por los maestros, el PTEO?

¿Qué originó que de buenas a primeras nuestro estado y principalmente nuestra capital se viera invadida, atestada de militares y policías federales en largos convoyes recorriendo nuestras calles?

¿Qué se pretende al revivir el clima de linchamiento y el enorme gasto publicitario por todos los medios para desarticular a la sección XXII del SNTE repitiendo escenarios del fatídico 2006?

¿Cuánto se gasta diariamente para sostener todo el aparato policiaco, militar y de inteligencia venido de la ciudad de México para aplacar las protestas del magisterio y obligar, si, obligar a sangre y fuego a aceptar la mal llamada reforma educativa que en realidad es una reforma laboral, empezando por presentar exámenes fuera de contexto que tienen como fin llevar a la reprobación del profesorado para que en automático sean despedidos y pierdan sus plazas base, incluidos todos sus derechos laborales, prestaciones de ley, derecho a jubilación y en todo caso a la liquidación económica?

¿Privatizar la educación pública, es el objetivo?

¿Traerá buenas consecuencias el hecho de anunciar con bombo y platillo que casi la mitad del profesorado de todo el país que presentó el primer examen lo reprobó, a sabiendas que en el país fue una pequeña cantidad la que acudió al examen y en nuestro estado no más de cincuenta personas identificadas con la mal llamada sección 59, que fue creada para la función del esquirolaje en el 2006?

¿Vociferar mentiras tras mentiras por todos los medios posibles buscando la confrontación entre los maestros y padres de familia es poner la atención en la educación de los niños y traerá consecuencias idóneas para la convivencia social de cada una de las comunidades escolares de nuestro estado?

¿Las amenazas de que a los tres días de faltas al trabajo el despido es automático, ennoblece una relación educativa o favorece al autoritarismo del que ya estamos hartos?

¿La arrogancia, prepotencia y soberbia del señor Emilio Chuayffet al querer ridiculizar las protestas magisteriales, le generan calidad moral para sostenerse en la silla como Secretario de Educación?

¿El querer amedrentar con la llegada del famoso “Espartaco” jefe de los granaderos federales y responsable de los operativos represivos en la ciudad de México y especialmente en Guerrero que tuvieron resultados funestos, abona a la tranquilidad y buen desenlace de este conflicto educativo que rebasa ya el ámbito estatal y ahora un buen número de entidades lo colocan como nacional?

Han dicho que todas las estrategias las tienen preparadas y les creemos, pero los oaxaqueños no deseamos que como en el 2006 otra vez “la sangre llegue al rio”.

El magisterio oaxaqueño forma parte de un importante núcleo poblacional, en todos los estratos.

Abonamos porque exista el diálogo franco y sincero, en aras de una estabilidad social que nos mantenga en paz.

EL DIALOGO ES EL CAMINO Y SI ES PUBLICO Y POR TODOS LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN…MEJOR….¿no lo cree usted así amable lector?

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *