El mercado de los Jueves en Zaachila… una fiesta que involucra nuestros 5 sentidos

* Desde temprana hora de todos los jueves del año, en la “La Plaza de los jueves” se funden el tacto con los colores y sabores, los aromas y sonidos
* Al visitar el mercado de Zaachila, no basta con limitarse a recorrerlo y admirarlo, hay que saborear y comprar un poco de lo que ahí se ofrece, por lo tanto hay que llevarse un buen estómago y una mochila para las compras

Erving AMBROSIO MARTÍNEZ
Los mercados son, sin duda, una experiencia donde los cinco sentidos se encuentran presentes al disfrutarlos y si los mercados mexicanos “Son hermosos” como los calificara el poeta chileno Pablo Neruda, los mercados oaxaqueños son “Mágicos y enigmáticos”.
Aquí en los Valles Centrales de nuestro querido Oaxaca, cada día de la semana tiene su propio mercado, los lunes Miahuatlán se viste de fiesta con su tianguis, el martes es el turno de Ayoquezco de Aldama, el miércoles la Villa de Etla y Zimatlán de Álvarez viven el colorido en sus tradicionales “mercados”.
ZAACHILA 2
El jueves toca el turno de vivir su “Plaza” a la Ejutla de Crespo y la población mejor conocida como “Cuna de la cultura Zapoteca”, la Villa de Zaachila, motivo de este artículo, el viernes Ocotlán de Morelos, el sábado la capital del estado en la concurrida Central de Abasto y por último el domingo a Tlacolula de Matamoros.
En la población de la Villa de Zaachila el encuentro entre lo antiguo y criollo (llamado de forma moderna orgánico), lo colorido y lo exquisito se vive en el “Jueves de Plaza” en la explanada y parque municipal, ahí se funden el tacto con los colores y sabores, los aromas y sonidos para así dar paso a una fiesta indígena de origen antiguo donde nuestros antepasados intercambiaban sus productos provenientes de las comunidades vecinas y hasta de otros estados.
Zaachila es una población ubicada a escasos 20 minutos en auto particular o 40 en transporte público, al llegar, sobre la calzada principal Vicente Guerrero ya se vislumbra esa ajetreada vida que es lo más parecida a un mercado prehispánico por la forma de “mercar” los productos, el “regateo” es el último recurso al que todo comprador recurre para buscar un alivio en la economía familiar.
ZAACHILA 3
EL RECORRIDO
Todo sucede frente al monumental “Reloj” de la comunidad, a un costado del templo principal, ahí los comedores al aire libre ofrecen su exquisita gastronomía al que guste de platillos típicos oaxaqueños y antojitos gastronómicos, por ejemplo, en los almuerzos hay enmoladas, enchiladas verdes, enfrijoladas y entomatadas acompañadas de huevos, chorizo, tasajo, cecina o pollo frito, además memelas, empanadas, tacos dorados, consomé, caldos de menudo, barbacoa de rollo (de res) huevos al gusto, frijoles con tasajo o pata, salsa de chicharrón, de huevo y de chorizo.
A la hora de la comida usted puede saborear el verde de espinazo, el amarillo, mole negro y coloradito, caldo de pollo, carne frita en salsa verde o roja, milanesas con ensaladas, guías con tasajo, barbacoa de res, calabacitas con queso, chiles rellenos, albóndigas, estofado de pollo, bisteces a la mexicana, etc.
Después hay que dejar espacio para los dulces típicos oaxaqueños como los nengüanitos, las roscas, los turrones, los casquitos, los mamones, empanadas de lechecilla, el marquesote, los polvorones, etc.
A un costado se encuentran las deliciosas nieves, hechas de forma artesanal como las tradicionales de sabor a leche quemada con tuna; la de nuez, limón, vainilla, melón, mango, de queso oaxaqueño, zarzamora, y nuevos sabores como de chicle, la de pétalos de rosa, de piña colada, melón con leche y mango con chile. En otros puestos se encuentra nieve como la llamada éxtasis, una combinación de fresa, guayaba, almendra, nuez, piña y licor de café.
También hay puestos donde se venden productos propios de Oaxaca como el Nicuatole, el agua de chilacayota, el mezcal, además del tradicional Tejate, mejor conocido como la “Bebida de los Dioses” y originaria de San Andrés Huayapam pero que en Zaachila lo preparan de una manera especial dándole un sabor único.
Caminando se puede observar los puestos de frutas y verduras, cultivadas en la misma población y en comunidades aledañas, ahí cerca también se puede saborear la rica barbacoa, el consomé, los pollos rostizados y carne asada. En la explanada municipal abundan los puestos de ropa, de artesanías y productos elaborados de cuero y piel, así como artesanías de barro, madera, carrizo, metal y hojalata, se venden petates y cazuelas, huaraches y sarapes.
ZAACHILA 4
SE VENDE DE TODO
A un costado se venden granos y semillas, no puede faltar la “fayuca”, y los negocios de calzado. También se vende a un lado del palacio municipal, por bulto, fanega, almúd, arroba o kilo, el maíz, el cacahuate, la nuez (con cáscara o en almendra), el frijol, el frijolón, el garbanzo, semillas de calabaza, etc., estos productos son adquiridos por compradores de los diferentes pueblos vecinos o de la capital. En esa zona también se puede apreciar la venta de aves como gallinas, pollitos, guajolotes y hasta conejos.
Cerca de la entrada de lado sur del mercado municipal se expenden los productos del mar ya cocinados, al entrar a éste uno puede sentir el modo de vida que todo mercado de pueblo tiene, ahí se ofrecen un sinfín de productos y/o servicios, pan de horno de leña, de yema, amarillo, de manteca y dulce, carne de res, de puerco y pollo, tiendas de productos lácteos y demás derivados de la leche, tortillas tlayudas y blanditas, tostadas, hortalizas y verduras del huerto, misceláneas, plásticos y bolsas.
También en el interior del mercado hay locales con diferentes servicios, así como de antojitos gastronómicos e hierbas medicinales y se puede observar a los pregoneros ofreciendo sus productos para el hogar, así como accesorios personales.
Cabe señalar que como recomendación, al visitar el mercado de Zaachila, no basta con limitarse a recorrerlo y admirarlo, hay que saborear y comprar un poco de lo que ahí se ofrece, por lo tanto hay que llevarse un buen estómago y una mochila para las compras. El comercio establecido en sus locales alrededor del tianguis también se ve favorecido, dada las necesidades las personas “bajan” a comprar todo lo necesario para el consumo en la semana como repostería, plásticos, medicinas, muebles, etc.
En las calles aledañas a la “Plaza de los jueves” todo es movimiento, hay una gran afluencia de vehículos y de mototaxis, también de carga pesada, bicicletas e incluso carretas de tracción animal, (transporte que se niega a desaparecer), y miles de personas comprando y vendiendo, todo esto de manera ordenada y siempre bajo la supervisión de tránsito de la zona.
ZAACHILA 5
MERCADO DE COLORES
En los puestos de frutas y de flores, a un costado del kiosko, se llega a observar una infinidad de colores, aromas y sabores, ahí se puede encontrar una gran variedad de estos productos dados por nuestra generosa madre tierra, y entre el olor a humo de los comales y los ricos aromas de la gastronomía del valle podremos tomar alguna foto para llevarnos plasmado de forma digital un pedacito de Oaxaca.
No hay fecha que no se llegue, ni plazo que no se cumpla, todos los jueves de cada semana hay un colorido encuentro entre el ser humano y la fiesta más antigua del mundo… el tianguis, éstos han perdurado por siglos en nuestra vida cotidiana.
ZAACHILA 6
Zaachila es un municipio conocido a nivel internacional por su “Plaza de los jueves”, al grado de que en este lugar se han realizado programas y documentales llevados a otros países, estimado lector, al llegar a Oaxaca no olvide visitar la Villa de Zaachila, sobre todo en día jueves que es el día de plaza, esta población además de contar con su hermoso tianguis posee una zona arqueológica prehispánica a unos cuantos metros, usted vivirá una experiencia inolvidable e invaluable.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *