El Pivote

chuy-santiago

Jesús Santiago M.
A pesar de todos los conflictos que nos aquejan como sociedad a lo largo y ancho del país y en todos los aspectos de nuestra vida social, las fiestas de fin de año nuevamente han llegado a nuestro acontecer.
El jolgorio de la festividad de “los días de muertos” y su enorme puente encaramado principalmente por políticos que con enormes sumas de dinero como salarios se van a vacacionar mientras todos los empleados oaxaqueños de la Cámara de Diputados no pueden disfrutar de su mísero salario “porque nos hay dinero”, las tradiciones se niegan a morir, claro, con sus daños colaterales….(¿más aun? ¡Que aguante!).
La ingesta de alcohol y que conste, tiene sus méritos culturales, se agudiza en estas fechas.
Recordando, extrañando y “compartiendo la llegada de los fieles difuntos”, el alcoholismo encuentra más adeptos, llena a reventar los anexos de alcohólicos anónimos y no pocos partidarios del dios Baco se van con “todo y chivas” a engrosar las filas de las ánimas que el próximo año “harán cola” para llegar en estas fechas al disfrute y encuentro de sus seres terrenales, que dicho sea de paso descansaron por fin, de todas las penurias que implica el tener a un enfermo alcohólico, drogadicto o neurótico en la familia.
Es grave la proliferación de estas enfermedades que no solo aquejan a los pobres y miserables dela sociedad sino también a los encumbrados y poderosos dueños del dinero.
Arrasa con ricos o pobres, poderosos o débiles, guapos o feos, mujeres u hombres, religiosos o ateos, jóvenes o viejos, letrados o ignorantes, de todo como en la viña del señor.
Por eso nunca será inoportuno insistir en que la Agrupación de Alcohólicos Anónimos es la más segura puerta hacia la reconciliación con la vida y el retorno al sano juicio.
Acudir voluntariamente o por sugerencia o ayuda de familiares o amigos, puede ser el pivote que detone el cambio y la recuperación.
En dos de estos grupos, acudimos como invitados a un aniversario de recuperación y de verdad que se aprende a conocer a estas enfermedades de manera cruda gracias a los testimonios de vida de quienes las sufren, pero que felizmente decidieron activar “EL PIVOTE”.
Claro, claro, hay de grupos a grupos, pero el enfermo al paso del tiempo, habrá de encontrar lo que su mente y espíritu necesitan, teniendo como soporte de acción la entrega del servicio desinteresado hacia otros enfermos, ya sea sugiriendo actitudes o llevando el mensaje donde se necesita, pero hay mucho, mucho más que solo eso en las entrañas benignas de Alcohólicos Anónimos.
Cierto, hay grupos que medran con el programa de recuperación y donde los mal llamados padrinos o fundadores hacen negocio personal, vociferan la ayuda por todos los medios pero cuando los enfermos llegan a entender que solo son utilizados en “nombre de su recuperación” abandonan esas “cuevas de desosiego y mala voluntad”
Los testimonios abundan.
Aun así, la gran obra “Anónima” ha salvado millones de vidas en todo el mundo.

“ALMAS EN RECUPERACIÓN”.
Acudimos al aniversario cuarto “del negrito”.
Es un grupo donde se incide constantemente en el cuarto y quinto pasos del programa de recuperación.
Se tiene clara la concepción de que los alcohólicos en recuperación son “los seres más amados por el poder superior, porque hemos sido salvados, hemos vuelto a nacer”.
“El negrito”, llamado así por su color de piel, llegó a una familia acomodada económicamente y fue rodeado del calor de más de siete hermanos “postizos”, y de unos “padres” amorosos que le prodigaron cariño y manutención sin límite.
Las drogas aparecieron en la vida del joven, llegando a tocar los límites del infierno mental, perdiendo la dignidad y colaborando para enviciar a más jóvenes. Una vida estrepitosa llena de angustia, sufrimiento y destrucción, aun empezando a formar una familia y descargar en sus pequeños las consecuencias de la enfermedad.
Llegó finalmente al Hospital de Almas y su vida fue salvada, hoy con alegría comparte sus testimonios ante quien lo escucha y principalmente con sus compañeros de recuperación “Los vikingos”.
“Solo por hoy se vive, hay una luz en el camino, gracias al Poder Superior” y el compartimiento sigue.
Fue un festejo sui generis.
Las lágrimas brotaron, “Vive y deja vivir,…todo es por la gracia de Dios…” ahí estuvieron en esa noche inolvidable, algunos de sus familiares, pero sobre todo su Madre adoptiva, ya que el Padre ya se adelantó en ese camino terrenal hacia el infinito.
Los vikingos son fuertes guerreros de la vida sin duda alguna.
“No importa que nos puedan llamar locos por entregarnos al servicio de los demás…”
Lo importante es vivir y vivir bien, agradecidos con el poder superior sin duda alguna.
Vinieron los abrazos, las mañanitas, el pastel, las felicitaciones públicas, las fotografías…bajo la música del grupo rockero “EL TRI” y su famosa “las piedras rodantes” interpretada por un dueto de compañeros, las alabanzas muy sentidas y gratificantes como “Frente a Ti” que ennoblece y hace grandes las aspiraciones de vida de estos enfermos en recuperación.
Ahí, también estaba Aida.

“CARL JUNG”
Aniversario número 31.
Aida, sencilla militante apreciada por infinidad de grupos ubicados a lo largo y ancho del país.
Aida, la madrina por excelencia, ya que conocedora de los avatares que son el calvario de los enfermos alcohólicos, no se rinda en su largo servicio de vida hacia los demás, lo mismo compartiendo experiencias, que visitando hospitales, cárceles y todo espacio donde se pide su ayuda.
Es una de las compañeras más veteranas en la puesta en práctica del programa de recuperación de Alcohólicos Anónimos y sus 31 años de sobriedad lo demuestran.
“Compañeros, el programa si funciona, porque aun cuando los problemas existenciales, de familia, de trabajo y demás, una mujer, una madre, una abuela, nunca cierra las puertas de su corazón, Alcohólicos Anónimos, ustedes compañeros, me han enseñado a amar a los demás, a la vida y también a perdonas…”-
Es un privilegio escucharla.
“Sobre las pruebas de ácido, están las mieles de Alcohólicos Anónimos y nuestro programa de recuperación, porque somos mujeres y hombres de fe…aquí entra la gente muerta y sale viva, somos un milagro…”
Y es que en este aniversario predomino la presencia de veteranos con más de veinte y treinta años de sobriedad, aunque también estuvieron presentes quienes apenas han ingresado y que escucharon muy atentos las palabras de Aida, entre ellos un jovencito drogadicto recién salido de la penitenciaria acusado de delitos cometidos bajo la influencia de las drogas y liberado bajo fianza.
En el ambiente se respiró placidez, alegría, esperanzas y mucha motivación por la vida.
Ahí se mencionó un pensamiento del padre Arturo Lona Reyes Obispo de Tehuantepec-“Si ustedes me piden una prueba de la existencia de Dios, lo encontramos en la sonrisa de un niño o en alguien que DA y que SIRVE a los demás.
Este grupo ubicado en la calzada madero justo frente a la clínica del seguro social, muy cerquita de la ex estación del ferrocarril, es un grupo de hora y media que sesiona todos los días a partir de las ocho de la noche.
Se reconoció que el grupo “San Francisco” ha sido madre de los grupos de Oaxaca.
Aída contó parte de su historial con emoción, ternura, enjundia y tranquilidad.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *