El Teatro Macedonio Alcalá, ¡A remate!

  • ALCALAA 1
  • ALCALAA 2
  • ALCALAA 3

* En la primera mitad del siglo pasado el teatro era alquilado por el gobierno del estado para cine y además para diversos espectáculos incluyendo los políticos

Carlos CERVANTES
El día 16 de noviembre de 1906, el gobernador del estado de Oaxaca, Don Emilio Pimentel, dio a conocer el decreto número 7 emitido por el Congreso del Estado donde le autoriza adquirir el terreno y construcciones que en él existían del “Teatro-Casino Luis Mier y Terán”, (hoy Macedonio Alcalá), perteneciente a la Sociedad Anónima que llevaba el mismo nombre y para listar dichas propiedades entre los bienes del Estado.
Es curioso leer en el artículo 11 del decreto lo siguiente: “Si el Ejecutivo estimare conveniente sacar a remate el Teatro una vez concluido (estaba en construcción) o encontrare alguna Compañía que lo adquiriera en buenas condiciones, queda facultado para verificar el traspaso correspondiente, siempre que el adquiriente exhiba de contado el importe del capital de los ayuntamientos y acepte la amortización de acciones de la Compañía del “Teatro Luis Mier y Terán S. A.” En la forma que queda establecida o en otra que resulte más favorable a los accionistas, los cuales serán oídos antes de efectuarse el traspaso, obteniéndose de ellos el consentimiento respectivo”.
Para ese momento se contaba con un capital de Ciento tres mil pesos suscrito por los accionistas, pero solamente se había exhibido la cantidad de 90 mil pesos, por lo que el decreto ordenó que el gobierno recogería todos los bonos expedidos por el mismo.
El decreto autorizó al gobierno del estado que al firmar el contrato con la Compañía “Teatro Luis Mier y Terán S. A.” contrajera la obligación de concluir el teatro en un plazo no mayor de dos años invirtiendo para ello una cantidad no menor a ciento cuarenta mil pesos. Finalmente este fue el costo del coliseo.
Hubo necesidad de contratar con los ayuntamientos que tuvieran fondos en el Monte de Piedad y que eran improductivos para contribuir al financiamiento de la obra.
Finalmente el gobierno del estado pudo concluir el coliseo en 1909 sin necesidad de sacarlo a remate, pues se tiene que considerar que desde el inicio de la obra llovieron las críticas contra el gobierno que encabezaba Don Emilio Pimentel, pues decían sus críticos que había necesidades prioritarias más que un teatro que en esos tiempos resultaba grandioso y que a la fecha sigue siendo uno de los más importantes del país.

EL OTRO RESCATE DEL TEATRO
En la primera mitad del siglo pasado el teatro era alquilado por el gobierno del estado para cine y además para diversos espectáculos incluyendo los políticos.
El Gobernador Brena Torres inició la moda de leer sus informes anuales en el coliseo oaxaqueño estando alquilado a la “Operadora de Teatros”. Los contratos eran por plazos de quince años y precisamente durante la gestión de Brena Torres, el que esto escribe como reportero del diario “Carteles del Sur” tuvo conocimiento que estaba por concluir el contrato anterior y que el gobernador se aprestaba para firmar un nuevo contrato por otros quince años.
Con ese motivo iniciamos una vigorosa campaña donde opinaron, no solamente las personas cultas de nuestra entidad sino de los diversos sectores sociales incluyendo a dirigentes de mercados y sindicatos. A la campaña se unió una federación estudiantil oaxaqueña formada por estudiantes de la universidad local, con una petición: Que el teatro dejara de ser cine, que no se suscribiera el contrato leonino y que el coliseo se destinara a actividades culturales.
Luego de la campaña que nos valió el enojo del gobernador, el mismo funcionario convocó a los dirigentes de la FEO, encabezados por Eusebio Jarquín, dándoles a conocer que el teatro ya no se alquilaría para cine, que se vería la forma de restaurarlo y que se estudiaría la posibilidad de ¡donarlo! a la universidad. Afortunadamente esto no ocurrió. El hecho fue un triunfo no solo periodístico sino para impulso de la cultura.
Gobiernos posteriormente se interesaron por la restauración del coliseo y durante el interinato del Lic. Fernando Gómez Sandoval se comenzaron los trabajos y se instaló el candil de en la sala principal; en el gobierno de Heladio Ramírez López se continuaron las obras del casino y fue en la administración de José Murat cuando el teatro quedó totalmente reconstruido y en condiciones de continuar funcionando como sede de eventos culturales. El sismo de 1999 lo dejó severamente dañado.
(FOTOS: INTERNET)

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *