“En Oaxaca lo más fácil es criticar”: Fernando Andriacci

  • JOSEPE
    “Si el Municipio me pide que done otra pieza, yo la voy a donar, se enoje quien se enoje, y si tengo que poner otra pieza en Santo Domingo, lo voy a hacer, es la verdad, ¿por qué?, porque es una satisfacción que la gente te reconozca lo que estás haciendo…”

José Luis PÉREZ CRUZ

Oaxaca, Oax.- “En Oaxaca lo más fácil es criticar”, afirmó el artista Fernando Andriacci (Cuicatlán, Oaxaca, 1972), quien desató polémica entre la ciudadanía y la comunidad artística, después de la instalación y exposición de diversas esculturas en espacios públicos de la capital oaxaqueña. A lo que el creador dijo en entrevista, lo ha “hecho de corazón y con ganas de cambiar la imagen de la ciudad”. Y con la intención de que su propuesta cumpla una función: “que la gente vea, y a través del arte, educar al pueblo”.

 

Actualmente, la obra de Andriacci goza de un gran auge en Oaxaca, no sólo el paisaje colonial y urbano han sido refugio natural de la geometría y colorido de sus esculturas en diferentes dimensiones, también su obra plástica plasmada en lienzos que marcan su característico estilo, han ganado un lugar en hoteles, restaurantes, oficinas y galerías.

 

Incluso fuera de Oaxaca, hombres de gran holgura monetaria como Carlos Slim o Tomás Sada, así como el Grupo y Museo Jumex, cuentan en sus acervos con obra de quien a los nueve años descubrió en su vocación, un fructífero camino a través de las artes plásticas. Tal es la demanda, que Andriacci dedica a su trabajo la tarde, mañana y noche, “no ha existido sábados y domingos, –y bromea­- en ocasiones mis hijas hasta le pueden llamar papá a otro”.

 

Para Fernando Andriacci su éxito es resultado de la disciplina y el oficio, e incluso de “escuchar críticas, exhortos, comentarios e intercambiar información; además de captar influencias, atreverse, de ser, de crear, de poder compartir e integrar diferentes corrientes y estilos”, procesos que indicó, no ha sido fáciles.

 

Respecto a quienes afirman que su arte es muy comercial, el artista consideró que como pintor existe esa parte -comercial- “pues Toledo vende, Hernández vende, Zárate también, sino vendiéramos seria otro concepto”. Y respecto a la crítica abundó, que “Oaxaca siempre es difícil, es complejo, somos los creadores del quesillo, muy enredados. En cualquier lado del país te abren sus talleres, comparten sus ideas, hay una serie de intercambio y aprendizaje, en Oaxaca esa parte no hemos logrado encontrar”.

 

–      Escultura + Geometría

 

De pie, con un pincel en la mano y escudado por un mandil de mezclilla manchado de infinidad de colores, Andriacci habló de sus sueños encarnados en la escultura, uno de ellos fue sacar de los lienzos las figuras recurrentes en su obra y proyectarlas en bronce; otro ha sido: “tener el contacto con la gente, con los que no tienen oportunidad ni de ir a un museo, menos a una galería”.

 

Y dijo que a través de la geometría da forma a su escultura, para proyectar y hacer obras en grandes dimensiones, “hace unos seis años hice una primera pieza, una libélula que me pidió el Complejo Cultural Universitario de Puebla, se me hizo interesante empezar a hacer a través de la geometría las figuras: un caballo, elefante o mujer con rebozo”.

 

Esta propuesta, dijo, surgió con la admiración que tiene hacia la obra del escultor Sebastián, lo cual no asume como un homenaje al creador de la cuestionada efigie delGuerrero de Chimalhuacán, “es una influencia nada más, es un medio para poder llevar el arte hacia el pueblo”.

 

Y acotó, que cuando inició en la pintura, se influenció de artistas como Tamayo, Toledo, Leyva, Hernández, Zarate y miles de artistas, “empiezas con influencias hasta encontrar tu propio lenguaje, y sigo buscando, porque no me siento con esa satisfacción de decir que ya encontré y aquí me sigo. Siempre hay la inquietud y libertad de poder experimentar y explorar”.

 

–      La ciudad y su escultor 

 

Fernando Andriacci aseguró, que fue por invitación del actual Presidente Municipal de Oaxaca de Juárez, que él respondió a una convocatoria donde se invitó a todos los escultores a cambiar la imagen de la ciudad, pero él fue el único que se acercó. “Debe haber registro de algunos oficios o estas cuestiones administrativas donde invitó a todos”.

 

Fue así, que actualmente tiene instaladas esculturas en el aeropuerto, en el crucero de Cinco Señores, en la Agencia de San Felipe del Agua, en la fuente de las Ocho Regiones y en una rotonda del periférico. Y planea colocar una escultura monumental en la Central de Abasto, con la finalidad de que la gente tenga contacto con su propuesta artística. “Las críticas es lo de menos, aquí lo que tenemos que pensar es en aportar y hacer algo”, subrayó Andriacci.

 

Algunas de las esculturas instaladas en lugares públicos de la ciudad de Oaxaca han sido legadas por el artista, quien tiene en mente donar más; otras, sólo son parte de exhibiciones temporales. Andriacci remarcó que para mostrar las obras que ha sacado a la calle, él ha costeado grúas y las maniobras, e incluso él se ha encargado curar su montaje.

 

–      El exhorto del INAH

 

A través de un oficio fechado el 24 de octubre de 2014, María Teresa Franco, directora general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), comunica al artista plástico Francisco Toledo, haber dado instrucciones al Director del Centro INAH Oaxaca para formar un acuerdo con el Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez  a efecto de que éste no vuelva a instalar esculturas u otro tipo de ‘mobiliario’ en las calles del Centro Histórico sin la autorización del INAH.

 

Dicho documento respondió a la instalación de piezas escultóricas de Fernando Andriacci en la periferia del templo de Santo Domingo de Guzmán, las cuales –a decir del artista- formaban parte de una exposición temporal con motivo de un congreso. Sobre el dictamen del INAH, Andriacci lo calificó como válido, “pero realmente hacer exposiciones durante el año en la explanada de Santo Domingo es rico, no nada más de un artista, sino de varios”.

 

Y puntualizó: “olvidémonos que queremos cambiar una imagen de Centro Histórico, no es la idea, es exposiciones, ir llevando las piezas; y si nos vamos más allá, y olvidémonos de que si lo que hago es arte o no, es embellecer, cambiar la imagen, porque finalmente quienes van a decir el maestro Andriacci es comercial, es artesano o artista, lo dirán los críticos y es lo que menos nos preocupa cuando nosotros amamos y es nuestra pasión lo que hacemos”.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *