¡ESOS PROFES!

  • web-chuy-75-1
  • web-chuy-75-2

TEXTO Y FOTOS: Jesús Santiago M.

Que si no hay buena circulación vehicular… es por culpa de los maestros
Que si hay grandes baches en las calles… es por culpa de los maestros
Que si los semáforos no sirven…es por culpa de los maestros
Que si los policías se convierten en delincuentes…es por culpa de los maestros
Que si muy pocos consumidores compran ya en los negocios de la iniciativa privada…es por culpa de los maestros
Que si el dólar ya rebasó los veinte pesos mexicanos…es por culpa de los maestros
Que si el sector salud se moviliza en defensa de sus derechos laborales y de los derechohabientes en general…es por culpa de los maestros
web-chuy-75-1
Que si las calles se siguen llenando de gente en protesta por el actual estado de cosas en lo social, político y económico…es por culpa de los maestros
Que si la mal llamada “luna del siglo” del pasado mes de noviembre no se vio tan grandotota como se propagó a los cuatro vientos como advertencia de “los mejores” astrónomos del mundo…es por culpa de los maestros
Que si se derrumbaron estrepitosamente las expectativas de buen gobierno de la administración de Gabino Cué, yéndose a la basura las esperanzas de un buen cambio social con igualdad, justicia y mejores condiciones de vida…es por culpa de los maestros
Que si ganó Donald Trump echándole pesadillas al mundo entero…es por culpa de los maestros
Que si la puesta del nuevo servicio camionero a contraflujo y en calles que aún no terminan su adecuación en la capital oaxaqueña (frente al panteón del ex marquesado esta una permanente muestra), causarán un enorme caos vehicular… es por culpa de los maestros
Que si no alcanzó la comida para los miles que asistieron a “los xv años de Rubí” y todavía que murió un jinete atropellado por un caballo…es por culpa de los maestros
Que si Enrique Peña Nieto no cumplió lo prometido y ahora los gasolinazos están por las nubes…es por culpa de los maestros
Bueno, bueno, ha sido tal el linchamiento público en contra de los maestros de la Sección XXII aglutinados en la CNTE (Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación), que en la actualidad ya no hay referentes activos que hagan frente al desbarajuste nacional que está presente ante la pérdida de credibilidad en los partidos políticos y todos sus seguidores.
Si bien es cierto que MORENA se encuentra en una fase de aglutinamiento de sus miembros y de ganarse la aceptación de los electores y del pueblo en general, no levanta el fervor cívico en defensa de la patria como muchos mexicanos esperan o esperaban.
La falta de politización popular es evidente, pero también el nepotismo y la corrupción que ha paralizado a muchos cuadros de acción política.
La política muy a la mexicana, se acomoda sin aspavientos a los supuestos justificantes del mal ejercicio del servicio público, sin siquiera escuchar lo diferentes problemas de los múltiples sectores agraviados, provocando que la espiral crezca sin remedio.
La realidad actual es la más legítima muestra de la bancarrota social en la que nos encontramos.
¿Quién le cree a los políticos?
Y es que no se toma con seriedad y verdadera vocación las funciones gubernamentales, por eso las protestas irán en aumento.
Así seguirán el caos, la incertidumbre y el resquebrajamiento de las instituciones.
Está visto que “el gobierno de la alternancia” en Oaxaca, fue un fracaso y que se ahondó la incredulidad en el sistema de elección por medio de los partidos políticos y no se vislumbran otras opciones pacíficas de legitimas elecciones.
Aún más. Las mal llamadas Reformas Estructurales no generaron las expectativas que al pueblo fueron ofrecidas, por eso el desencanto es mayúsculo.
Petroleros despedidos, maestros perseguidos, encarcelados, asesinados, en constante acoso, miles de jóvenes súper, sí, súper explotados como empleados de las tiendas transnacionales, desempleo en todas partes, delincuencia por doquier, centros de salud y hospitalarios que han dejado de cumplir con la función para la que fueron creadas, ante la privatización ya inminente y casi imparable…
Oaxaca, que en las últimas décadas ha sido protagonista de un movimiento social que todavía se encuentra encaramado en lo pacífico y no ha desbordado en violencia armada como en Michoacán, Guerrero y otros estados, no puede esperar más a un cambio en la forma de gobernar y administrar sus finanzas, al oficio político de altas miras y a que sean escuchados y resueltos sus múltiples problemas.
web-chuy-75-2
El punto de quiebre ya es demasiado peligroso, porque aun cuando al gremio magisterial se le han resuelto a medias algunas de sus demandas, es evidente que el gobierno federal y por ende el estatal, preparó con anterioridad escenarios para futuras negociaciones y calmar las protestas, como es el caso de las detenciones y demás, sin embargo, no se resolvió el verdadero origen central de las movilizaciones, llámese la modificación de la Reforma Educativa en sus artículos donde se destruyen los derechos laborales de los maestros, motivo de tanta insurgencia, y menos aún su derogación. La famosa reunión con diputados y senadores a nivel federal y la dirigencia de la CNTE fue puro circo. Su difusión a nivel nacional solo fue parte del show político y no hay todavía solución que en esencia resuelva la problemática educativa.
El problema seguirá.
Ahora a nivel nacional está en el candelero de las denostaciones la Reforma Energética y sus consecuencias.
El alza exorbitante de los combustibles es un duro golpe a los bolsillos de todos los mexicanos, con automóvil o no, tanto que hasta los empresarios respingan y muchos de estos, otrora lapidarios del gremio magisterial, ahora fomentan las protestas en contra del gobierno federal por al alza a las gasolinas y demás.
En la televisión como en la radio y varios medios impresos, todavía se niegan a aceptar la cruda realidad social y se “venden” a los gobiernos incapaces, masificando trivialidades como “los xv años de Rubí” y así distraer la atención de las audiencias, sin embargo, “tanto ha ido el cántaro al pozo, que ya está roto”.
La sociedad necesita verdaderos estadistas, ligados al sentir popular, ajenos a las ambiciones personales, familiares o de grupo político, que sepan escuchar y actuar en consecuencia, para beneficio de quienes representan.
La sociedad, el pueblo, ya está harto de la mediocridad política, de la impunidad, del compadrazgo y de la corrupción.
Echarle la culpa de la crisis social a los grupos que protestan, no es más que la demostración de la incapacidad para el servicio público.
¿Qué más referencia de que estamos muy mal si la miseria y pobreza aumentan por doquier?

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *