Gobernadores que cambiaron de esposa al asumir el cargo

Carlos CERVANTES

A lo largo de la historia pero especialmente del Porfiriato hacia estos días, han circulado anécdotas relacionadas con la vida de algunos gobernadores de nuestro estado y que van desde aquella primera dama que murió al ingerir un medicamento preparado erróneamente en la farmacia cuando no habían medicamentos de patente, hasta aquel otro que se metió con la guapa esposa de su secretario particular.

Sin faltar aquellos mandatarios que cambiaron desposa al asumir el cargo, casándose con una belleza oaxaqueña que representara a la primera dama, éste fue el caso de don Genaro V. Vázquez.

El licenciado Genaro V. Vázquez, que antes de ser gobernador ocupó altos cargos en el gobierno federal, se encontraba casado con la notable pianista Hortensia Casas, pero al llegar a la gubernatura se casó con la guapa dama Amparo Colmenares, por lo cual existen a la fecha las dos familias: los Vázquez Casas y los Vásquez Colmenares.

Recordemos especialmente a la maestra Hortensia Vázquez Casas, de una destacada trayectoria en Oaxaca y a quien en los últimos años sólo se le conocía como Hortensia Lira, ya que su esposo fue el licenciado Lira, precisamente.

Don Genaro V. Vázquez fue egresado del Instituto de Ciencias y Artes del estado, donde cursó la carrera de abogado y posteriormente participó en política, considerando que era el medio para llevar auxilio a los indígenas que ayer como hoy han sido los relegados del progreso.

En 1918 fue diputado federal; Secretario General del despacho del Oaxaca y en 1922 volvió a ser legislador federal, luego Senador de la República, Gobernador interino de Oaxaca, Secretario General del PNR (hoy PRI), cuando lo presidía Emilio Portes Gil, Ministro de la Suprema Corte, Jefe del departamento del Trabajo en el gobierno de Cárdenas, Procurador General de la República y otros cargos relevantes.

El funcionario acuñó varias frases como éstas: “Estamos trabajando como nuestros antepasados para ser tan grandes como ellos”… “Hay que darle la razón al indio aunque no la tenga”.

Fue inspirado compositor musical y como gobernador impulsó el “Concurso de la canción oaxaqueña” de dónde salieron los tres primeros lugares: “Canción Mixteca”, “Sarape oaxaqueño” y “Mañanitas oaxaqueñas”. Una calle del barrio de Xochimilco lleva su nombre en justo homenaje.

Por lo que respecta al gobernador Francisco “Chico” López Cortés, al llegar a la gubernatura se casó con la señorita María Elena Ruiz, a quien se le conocía como Mariela. La casa donde habitaba el ejecutivo estatal y su familia se encontraba formando parte del rancho “San Felipe” en la entonces agencia municipal de San Felipe del agua. Era un rancho en producción que colindaba con los terrenos de Aguilera, años después el casco antiguo de la casona se le conoció como “Hotel Rancho San Felipe”.

Doña Mariela Ruiz fue hermana de Consuelito, aquella hermosa muchacha que participó en el concurso para “Señorita Oaxaca” que presidiría el Homenaje Racial a la ciudad de Oaxaca, pero que como se sabe, se retiró de la competencia junto con las demás concursantes cuando en lo reñido de la contienda ocurrió un hecho de sangre. Posteriormente Consuelito se casó con el Ibero Francisco Gutiérrez.

”Chico” López Cortés tuvo el mérito de haber dado instrucciones para que dentro de los festejos del Cuarto Centenario de la ciudad en 1932 se organizara la fiesta racial que es el origen de los “Lunes del Cerro” pues el espectáculo se presentó en la falda del Cerro del Fortín. Entonces no existía el actual carretera aún cuando destacaba la estatua del benemérito.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *