INAH… Aplausos

  • INAH… APLAUSOS 1
    Excelente apoyo brinda el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).
  • INAH… APLAUSOS 2
    Indistintamente los guías son amenos, amables y conocedores del tema.
  • INAH… APLAUSOS 3
    El trabajo del INAH, merece reconocimientos.

Jesús Santiago M.

 

Excelente apoyo brinda el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

En las zonas arqueológicas que están bajo su resguardo, existe una estructura que permite la atención a propios y extraños en visitas guiadas de gran provecho.

Crece el acervo cultural.

Específicamente este beneficio se manifiesta con más relevancia en los grupos de escolares que asisten cotidianamente a estos lugares, porque aparte de los gratos recuerdos de lo novedoso de la ocasión, les deja un grato sabor de boca, la forma en que son instruidos y a la vez guiados en sus visitas.

Indistintamente los guías son amenos, amables y conocedores del tema.

Lo mismo en Mitla, en Monte Albán o en la Casa de Juárez, lugares muy concurridos de connotación internacional y de interés sin igual.

El trabajo del INAH, merece reconocimientos.

Esta política que raya en lo educativo, motiva a la enseñanza de lo que es nuestro origen y toda la gama de particularidades que tuvieron estas inigualables culturas.

Aún más, la entrada es gratuita para estudiantes y maestros, lo que debiera convertirse en una práctica educativa concurrente y en otras esferas culturales.

Con esas visitas guiadas y gratuitas, el compartimiento de conocimientos se hace apetecible, con ganas de saber más y eso, ya es más que ganancia.

Lo mismo franceses, estadunidenses, alemanes, chinos, japoneses, latinoamericanos, que mixes, chatinos, mixtecos y cualquiera de las diferentes etnias que forman nuestro país, acuden y son tratados sin distinción.

Claro, puede haber sus excepciones, pero ni aun así se demerita esta labor que anida un sobrio sentimiento de pertenencia hacia esas culturas milenarias.

Por ejemplo, una de las características que tienen las edificaciones de Monte Albán, es su distribución de tal forma que permanece una acústica excelente.

Solo basta golpear las palmas de las manos, para escuchar el mismo sonido a gran escala.

Fuimos testigos de cómo algunos de estos guías interactúan con los visitantes haciéndolos aplaudir a un solo tiempo y ritmo, para poder escuchar la finura del sonido que ahí se genera.

Trepanación, tumbas, orificios en los dientes, embalsamamiento, plantas medicinales, cimientos de palacios, observatorios de gran precisión, edificios sobrepuestos, juegos de pelota, solo en Monte Albán se forma este gran abanico de conocimientos.

En Mitla, las inigualables grecas de piedra, columnas que en sus mejores tiempos sostuvieron los techos zapotecas, tumbas de los jerarcas, edificios sobrepuestos, forman su acervo.

En la Casa de Juárez, en las calles de García Vigil, en la capital del estado, el guía nos remonta a la época del prócer oaxaqueño y en una de las salas, se muestra una careta tomada del rostro del Benemérito de las Américas al poco tiempo de morir.

Chicos y grandes se contagian de lo que se escucha enriqueciendo la visita con una ronda de preguntas y respuestas.

Por eso el INAH, cumple con las expectativas creadas y los visitantes quedan satisfechos y con ganas de retornar para enriquecer lo aprendido.

Estupendos guías: Abogado Daniel Sánchez Zárate, Asesor Educativo, Histórico y Cultural (Monte Albán), Arqueólogo Técnico de la zona, Juan Carlos Díaz Vásquez (Mitla) y Jairo Salazar, Asistente de Asesor Educativo Histórico y Cultural (Casa de Juárez).

Y en honor a la estupenda acústica de Monte Albán, para el INAH, aplausos.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *