Inauguran en el DF, primera Bienal de Cartel Oaxaca

  • REGINA 1
    Toledo hace presente a los ausentes con papalotes
  • REGINA 2
    Ayotzinapa evidencia que México vive el momento más negro de su historia, destacan activistas en charla realizada en el Museo Memoria y Tolerancia

Gina MEJÍA

En uno de los “momentos más negros” de la historia de México, un país de desaparecidos, Francisco Toledo, hace presente a los ausentes, por lo menos a los 43 normalistas de Ayotzinapa, al colocar sus rostros en papalotes, que ha volado en el Centro Histórico de Oaxaca y San Agustín Etla, ahora estos se encuentran instalados en el Museo Memoria y Tolerancia en el Distrito Federal.

Los papalotes representan la búsqueda de los normalistas por todos lados, incluso en el aire, los rostros de cada uno claman a no dar carpetazo a un caso que conmocionó a México.

Y con la Primera Bienal de Cartel Oaxaca, Francisco Toledo y el Museo Memoria y Tolerancia buscan tener presente el tema de la desaparición de los 43 normalistas, es por ello que el 19 de marzo se inauguró en el espacio museístico la exposición de los carteles ganadores, y una selección de los mejores trabajos que participaron en la convocatoria lanzada por el artista plástico.

Como parte de la exposición de los carteles con el tema, Ayotzinapa, se realizó una charla donde el poeta Javier Sicilia y el caricaturista Rafael Barajas, El Fisgón, fijaron sus posturas respecto a los próximos comicios electorales, el primero llamó a refundar la nación y boicotear las elecciones, el segundo enumeró una serie de argumentos para salir a votar.

Pero ambos coincidieron en el hecho de que vivimos uno de los momentos más negros de nuestra historia.

Sicilia dijo que el país es un Auschwitz mexicano, y recordó la frase de Teodoro Adorno quien decía que: Escribir poesía después de Auschwitz es un acto de barbarie.

“Pero Toledo en este horror, dice sí se puede hacer poesía plástica y tenemos esta exposición de papalotes, y los muchachos que participan con el arte del cartel, tratando de hacer lo que de alguna forma intentó Paul Celan, de llenar el hueco de la ausencia con la palabra, con la imagen, con la metáfora.

Agregó que en los papalotes creados por Francisco Toledo hay imagen, metáfora, está la presencia de los ausentes y a través de ese acto se refunda a los ausentes.

El fundador del Movimiento por la Paz, Justicia y Dignidad expresó que Ayotzianapa es el rostro atroz de una masacre, ante los panelistas, Trino Maldonado, José Antonio Guevara y Rafael Barajas, El Fisgón, llamó refundar la nación.

“Sino rehacemos el suelo democrático, el suelo de la justicia que es el orden del estado, de la paz y de la seguridad, pues simplemente vamos a esperar una masacre peor, es tiempo de que no bajemos la guardia, Ayotzinapa tiene que estar presente arrastrando a todo el horror de este país”

Insistió en crear un comité de salvación nacional que pueda ir a refundar este país en el 2018, ya que si esto no se hace “el infierno que nos aguarda va a ser más hondo y este ya es intolerable”

“Gracias maestro Toledo por ser un poco esa voz en México a través de la imagen es comparado con lo que Paul Celan fue para la Alemania, después de Auschwitz”.

En un narcoestado la vía violenta, no es la vía para el cambio

En un discurso más amplio, Rafael Barajas, detalló que pasamos por una crisis económica, de liquidez, de seguridad pública de derechos Humanos, de empleo, de salud, de credibilidad, de gobernabilidad y para colmo los agravios y ofensas a la ciudadanía aumentan día con día.

Pero se debe apostar a la vía electoral, el caricaturista del periódico La Jornada dijo estar convencido que un movimiento ciudadano sin el respaldo legal, está condenado al fracaso.

“Por supuesto que estoy de acuerdo con que hagamos un nuevo constituyente, es necesario, pero creo también que para poder recorrer este camino, sobre todo en un régimen que esta cribado por el narco estado y por la delincuencia organizada, necesitamos ampararnos por las vías legales y esas vías señores solo nos la da la vía electoral”.

Comentó que si México es ya un narcoestado, entonces la vía violenta no es la vía para el cambio, “apostarle a la violencia en un narco estado, implica entre otras cosas, exponer a la gente a la violencia del crimen organizado como ya está ocurriendo en Guerrero de manera selectiva, donde de repente violan y secuestran a maestros”.

Para El Fisgón, la vía violencia es un despropósito de los tiempos que corren, porque esta vía es a la que recurre el estado, es la ruta favorita del gobierno, por ello piensa en que el camino pacifico, incluido el electoral, sigue siendo el más transitable.

“Ante este panorama ha surgido una tendencia de opinión que llama a no votar o anular el voto de los siguientes comicios de julio, debo confesar que mi enojo es tan grande que yo también estoy tentado a anular mi voto”.

Sin embargo Barajas dijo que los momentos trágicos que vivimos nos obligan a pensar las cosas más de dos veces y actuar con mucha responsabilidad, ya que el momento es tan delicado que sin duda alguna todas nuestras acciones, y decisiones que hoy tomemos, van a tener consecuencias importantes el día de mañana. Y él apuesta por el voto.

José Antonio Guevara, defensor de los derechos humanos reconoció durante su intervención la fortaleza de los padres de los normalistas por la búsqueda de justicia.

Consideró, al igual que Javier Sicilia, que Ayotzinapa es la punta del iceber de un fenómeno de violaciones muy graves de derechos humanos que se comenten, donde no solo se da la desaparición forzada de personas, sino la tortura, las ejecuciones extrajudiciales y el desplazamiento.

Otro de los participantes en la charla fue el escritor y editor Trino Maldonado, quien desde hace tres meses llegó a Ayotzinapa buscando 43 muchachos desaparecidos y encontró “más de 43 nuevos padres, nuevas madres, nuevas hermanas y amigos”.

Maldonado contó la historia de Apango, joven de 20 años que es futbolista y estudiante de la normal rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, una institución que se presenta como opción para cientos de hijos de campesinos de Guerrero.

Tras desmenuzar la vida de Apango, el escritor señaló que los rostros de los más de 26 mil desaparecidos son un agujero en nuestra realidad, “un duelo suspendido que jamás llega y que se vuelve intolerable”.

“Los rostros de los 43 estudiantes desaparecidos, no son únicamente el índice de uno de los episodios de violencia de estado más abominables, se han convertido en una metáfora que engloba muchos episodios traumáticos de violencia colectiva perpetrados por el estado mexicano”.

Entre distintas propuestas de carteles provenientes de distintos países, el Museo Memoria y Tolerancia y el artista Francisco Toledo pusieron sobre la mesa el tema de los desaparecidos en México, con la idea de que este tipo de problemáticas no se olviden.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *