La inspiración al pintar a partir de momentos críticos: MEM

Erving AMBROSIO MARTÍNEZ
La historia de la mujer dedicada al arte de la pintura ha estado llena de tropiezos, señalamientos e inercias que han impedido su desarrollo e inclusión del todo.

Los estudiosos del tema señalan al siglo XIX, la fecha aproximada cuando crece el número de mujeres dedicadas al arte y se afirma en la sociedad la idea de la mujer artista.

Otros más aseguran que en este siglo únicamente se abren espacios a la mujer en temas como derechos sociales, laborales y económicos.

En sus principios, a las mujeres se les dificulta el ingreso a las academias, surgen entidades más liberales que se crean para defender los intereses femeninos brindando facilidades y luchando contra la discriminación de los organismos oficiales de esa época.

Mercedes Espinoza Melchor, artista plástica oaxaqueña, señala que las mujeres en la actividad pictórica tiene ciertas restricciones, los espacios están relegados, y propone ganarse el derecho y la oportunidad para demostrar lo que son (como mujeres pintoras) capaces de hacer.

Espinosa Melchor es egresada de la licenciatura en Enseñanza en Lenguas del Centro de Idiomas de la UABJO (ahora Facultad), y cursó la Maestría en Ciencias Educativas, ejerció durante 15 años su rol de docente en diferentes instituciones educativas del estado, sin embargo su atracción por la actividad pictórica ya se veía venir desde la niñez.

Ya gozaba de la amistad de reconocidos maestros como Tomás Pineda y Rolando Rojas, entre otros, no es sino hasta el 2005 cuando asiste a cursos a la Casa de la Cultura Oaxaqueña con el Mtro. Roberto Hernández durante varios años.

En sus inicios comienza dibujando árboles secos casi todo el tiempo, con follaje, que daban la sensación de estados de ánimo de tristeza. Por su amistad con diferentes artistas asiste a sus talleres para mejorar su técnica. Después de año y medio de estudios, en el 2012 se certifica como dibujante en la CDMEX.

Con su familia se muda al centro del país, ahí poco a poco ha ido aumentando su participación en la actividad pictórica, ha participado en diferentes exposiciones, individuales y colectivas.

En este momento, Mercedes Espinoza se ubica en la etapa del crecimiento y el aprendizaje, su estilo figurativo abstracto ha traspasado fronteras, cautivado miradas y demostrado talento.

Actualmente incursiona en la gráfica, de la mano de los maestros Vicente Mesinas y Alan Altamirano (Kabrito), quienes la motivan y con sus conocimientos la van convirtiendo en una persona más definida e integral.

“Los pintores exitosos han tenido un momento muy específico en la historia, el auge de su técnica y su propia revolución, nosotros cada día vamos reinventando, captando cosas, elementos de la vida diaria”, señala.

En su obra puede verse claramente el árbol como elemento primario, más allá de esto se adhieren otros elementos que varían de una obra a otra pero que van dando un estilo único y reconocible.

Para Mercedes Espinoza la inspiración surge a partir de momentos críticos, del estado emocional en el que se encuentra, su estado óptimo para consolidar su propuesta surge a partir de pequeños colapsos emocionales y de carácter, es ahí cuando hace “clic” con el lienzo en blanco y comienza una conversación.

Revista CÍRCULO agradece a nuestra amiga Mercedes Espinoza el cálido recibimiento, en nuestra próxima edición de agosto brindaremos un poco más de esta artista oaxaqueña que ya está triunfando en el mundo de la actividad pictórica.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *