La Labranza de Cera en Zaachila, tradición religiosa que sobrevive

  • LABRANZA 1
  • LABRANZA 2
  • LABRANZA 3
  • LABRANZA 4
  • LABRANZA 5
  • LABRANZA 6
  • LABRANZA 7
  • LABRANZA 8

* La Labranza es encabezada por el “Gobernador” en función, los jefes de capilla del Barrio del niño y demás funcionarios
* El trabajo que año con año realizan los integrantes de la cofradía en el pueblo, se ha convertido en un verdadero fomento de las tradiciones y costumbres religiosas que siguen vivas y que el modernismo no ha cambiado

Erving AMBROSIO MARTÍNEZ
Barrio del Niño, Villa de Zaachila, Oaxaca.- El Camino de la Luz en el VIACRUSIS de la Semana Santa se gesta en la Labranza Mayor de la Cera del “Dulce Nombre de Jesús”, tradición religiosa que se niega a morir y que por el contrario, gracias a la Fe de la población católica, toma suficiente fuerza para dar inicio a las festividades de la Semana Santa.
Los niños Neri Antonio y Jesús Otilio, respaldados por sus padres César Modesto Martínez Martínez y Maricela López, fungen este año como “Gobernadores” de esta Labranza, la cual tiene como objetivo la elaboración de las velas que acompañarán a la procesión (Viacrusis) del Viernes Santo.
En Zaachila se llevan a cabo otras labranzas, la de la Virgen de Juquila y la de San José, siendo la del “Dulce Nombre de Jesús” la de mayor emotividad por el importante significado religioso.
En el Barrio del Niño con motivo de esta festividad hay cargos durante un año, el de mayor jerarquía es el “Gobernador” y es quien labra la cera de lunes a miércoles en la semana previa a la Semana Santa, este año esta responsabilidad recae en la familia Martínez López.
Le sigue el cargo de Síndico representado por Rocío Merlín, después el cargo de “Pescado”, responsalibidad que recae en el señor Irineo y familia, posteriormente Primera y Segunda Jícara responsabilidad para Hermelinda Márquez Melchor y Víctor Melchor respectivamente y por último el cargo de “Frijol” representado por Balbina Félix Vargas, todos ellos servidores de este 2016.

AYUDA DIVINA
César Modesto Martínez Martínez, padre de Neri Antonio y Jesús Otilio, gobernadores para este 2016, refiere que “Este tipo de cargos se adquieren por promesas, por un milagro vivido en la familia, por una petición muy grande o por la Fe, nosotros nos comprometimos hace siete años, por un milagro recibido en la salud de uno de nuestros hijos”.
De la misma forma, son muchas las personas que comparten que gracias a la fe y a su devoción hacia Cristo, en especial en el “Dulce Nombre de Jesús”, han recibido múltiples milagros, en su mayoría referentes a la salud.

LA LABRANZA MAYOR
Desde el pasado Segundo y Tercer Domingo de Cuaresma, los funcionarios de la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús salieron a invitar a los “Regidores”. Durante este lunes 14, martes 15 y miércoles 16, durante la Labranza, llegan los fieles católicos a donar la cera que se utiliza para labrar las velas a la casa de la familia Martínez López, los funcionarios se encargan de “pesarla” y anotar las aportaciones económicas y en especie, posteriormente se les invita a pasar a la mesa a compartir el pan y la sal.
Mientras el evento se está desarrollando no deja de sonar el tambor, la chirimía y las conchas o caracoles, que son parte esencial de esta fiesta.
Este lunes 14 de marzo, primer día de la Labranza, a ritmo de banda de viento el gobernador invitó, a través de sus “enviados”, a los integrantes de la cofradía a pasar a su casa, durante el trayecto los integrantes de este conglomerado cargaron la cera almacenada años anteriores y bailaron al ritmo del Jarabe del Valle.
El martes la Labranza continúa, cada día se hace corte de caja de la cera y de los apoyos recibidos.
El día miércoles 16 es muy significativo porque el gobernador toma la palabra a la hora de la comida y agradece a todos sus invitados. Cede la palabra a los miembros de la Cofradía y éstos darán lectura al Sagrado Libro de Promesas.
Ese mismo día se realiza la Ceremonia de Honores a los nuevos funcionarios para el 2017, se les hace entrega de un cartón de cerveza y una botella de licor, las felicitaciones y los buenos deseos de los viejos servidores no se harán esperar.

HASTA EL 2017
El cargo de “Gobernador” y de todos los demás funcionarios es de mayo a mayo, se inicia y se concluye con una ceremonia denominada “De descargo”, la cuál incluye el inventario de las propiedades del “Dulce Nombre de Jesús” y por la tarde una rica tamaliza, ésta ceremonia siempre se realizará el segundo domingo de mayo.
Para César Modesto, médico de profesión y zaachileño que vive fervientemente la religiosidad católica, este servicio y responsabilidad es muy importante, “cada Gobernador tiene su sentimiento respecto a la Labranza”, dice.
Y agrega, “Yo me enamoré de esta festividad cuando mis padres fueron Gobernadores hace 20 años, un servidor tuvo la oportunidad de que en el 2007 desempeñé el cargo de Alcalde Primero o Pescado y ahora mi familia y yo me encuentro en esta responsabilidad que gustosos lo hacemos ya que estamos muy agradecidos con Dios por el milagro de tener a nuestros hijos con nosotros”.

EL ALTAR
Cada quien hace a su estilo el Altar, importante simbolismo católico. El de la familia Martínez López es un altar especial, se asemeja al adorno de las iglesias y capillas durante la Semana Santa. El laurel, la disciplina (plantas parásitas de la región de Huautla de Jiménez), los juncos, caracoles, azucenas y orquídeas, acompañarán a la imagen del Dulce Nombre de Jesús y al fondo el cristo negro.

LABRADORES DE CERAS
En la Villa de Zaachila son pocas las personas que se dedican a esta actividad de la labranza de velas, en esta ocasión los hermanos Antonio y Romeo Torres, así como “Toño”, hijo del primero y Martín Aragón son quienes con un pulso exacto dejan caer la cera con una temperatura adecuada en los pabilos amarrados a los aros metálicos para, poco a poco y con mucha paciencia, labrar las velas.
Ellos heredan la práctica de esta actividad de su abuelo, Don Doroteo Torres Calvo y su padre, Don Luis Torres Melchor. Son aproximadamente 1,300 velas las que durante 3 días elaborarán de las cazuelas calientes con cera a altas temperaturas.
La Labranza Mayor de Cera del “Dulce Nombre de Jesús” en el Barrio del Niño en Zaachila significa el nacimiento de la luz, elaboración que se presume de forma artesanal y que tiene su origen en tiempos de la colonia y mezclados con detalles prehispánicos, aquí el pueblo zapoteca muestra su solidaridad, su fe y su gran compromiso como seres humanos.
Esta celebración es la antesala del Viacrusis de la Semana Santa en la Villa de Zaachila, una de las principales del territorio oaxaqueño, marca la preparación religiosa para enfrentar nuestra propia procesión, nuestra pasión y devoción, una respuesta a nuestros propios actos y sacrificios para dar paso a la Luz, que significa vida de nuevo por medio del arrepentimiento.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *