La riqueza natural de San Miguel del Puerto

  • PUERTO 1
  • PUERTO 2

Jesús SANTIAGO MONTES
San Miguel Arcángel engalana el espléndido templo que se abarrota de feligreses los días domingos y de fiestas de guardar máxima espiritualidad.
Con una panorámica sin igual desde el atrio del templo, la tranquilidad campirana de San Miguel del Puerto, Pochutla, Oax., transcurre entre palmeras, ceibas gigantescas y una riqueza natural exquisita.
A diez minutos de distancia para arribar a las playas de Santa María Huatulco, existe la desviación “Piedra de Moros” y se inicia un nuevo recorrido sobre pavimentación y terracería con una duración de 45 minutos.
La naturaleza en todo su esplendor hace el viaje placentero y motivante.
Cuentan los lugareños que el lugar de asentamiento original de San Miguel Arcángel era en la “Crucecita”, a varios kilómetros de distancia, pero que el ángel “aparecía” continuamente en lo que ahora es San Miguel, con sus pies llenos de arena por “la caminata que hacía”, incluso un sacerdote se atrevió a córtale las alas, y así evitar su regreso, sin embargo, San Miguel siempre regresó y dejó a la crucecita sin su presencia.
En la actualidad el día 8 de mayo se hace la fiesta mayor “recordando” dichas apariciones y viajes del arcángel a San Miguel del Puerto, aunque la fiesta patronal original es el 29 de septiembre.
Esta comunidad de aproximadamente 700 habitantes más los que se encuentran en otros lugares por necesidades de trabajo y estudio, ha sufrido los embates de la mal llamada modernidad que el gobierno federal enarbola, para quitarle a muchas comunidades del país, sus riquezas naturales en aras de una “proyección turística”. Enormes extensiones de tierras y playas, están en litigio entre este municipio y el gobierno federal.
Sin duda, todo pasará a propiedad de “la nación”, verbigracia propietarios particulares.
Aun así, en San Miguel del Puerto la vida se disfruta con plena tranquilidad, en paz, con dulzura.
Cinco minutos antes de entrar a la población, se encuentra una desviación que conduce a las Cascadas Mágicas de Copalitilla, que son realmente una maravilla natural, porque aun cuando no cuentan sus propietarios con una infraestructura acorde con las necesidades de los cientos de visitantes diarios, cada día llega un mayor número de turistas nacionales y extranjeros que disfrutan a placer esos lugares. Son varias cascadas, incluyendo lugares para acampar, bañarse, nadar, comer y hacer un verdadero platillo al natural.
Tal vez por eso San Miguel Arcángel se negó a establecerse en la crucecita y prefirió este paraíso incomparable.
Si el visitante lo desea, San Miguel del Puerto puede ser inicio de una agradable travesía que incluye playas, como Puerto Escondido, Puerto Ángel, Zicatela, Santa María Huatulco y sus bahías, sin importar que termine bañado por la arena.
Total, San Miguel ya recorrió, según la creencia, los caminos sin importarle bañarse los pies de arena.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *