LEY DE SEGURIDAD INTERIOR BUSCA NORMALIZAR LA MILITARIZACIÓN: ESTEFAN GARFIAS

* La legislación le otorga al Presidente de la República facultades absolutas para decidir unilateralmente actuación de las Fuerzas Armadas

Ciudad de México.- El diputado federal José Antonio Estefan Garfias señaló que la Ley de Seguridad Interior sólo busca “normalizarla militarización” en el país, toda vez que esta legislación le otorga al Presidente de la República facultades absolutas para decidir unilateralmente actuación de las Fuerzas Armadas en caso de riesgo y amenaza a la seguridad interior.

Luego de que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) votará en lo general y particular en contra del decreto, el legislador indicó que la ley contraviene lo establecido en el artículo 29 Constitucional que contempla que el Congreso deberá aprobar las acciones que realice el presidente para enfrentar una situación de peligro en el país.

De acuerdo a Estefan Garfias, la ley establece que las protestas sociales podrán ser “neutralizadas” por las fuerzas armadas, es decir, no existe seguridad jurídica para garantizar la protección de los derechos humanos de los manifestantes y la información que resulte de la aplicación de la ley será clasificada y no se tendrá información con acceso al público.

“El uso legítimo de la fuerza se define en la ley como las acciones emprendidas por las fuerzas armadas para contralar, repeler o neutralizar actos de resistencia, sin definir de qué tipo de resistencia se trata”, señaló.

Asimismo, el PRD en tribuna posicionó que el artículo 21 constitucional señala que la investigación de los delitos corresponde al Ministerio Público y a las policías, bajo las órdenes de las autoridades civiles; sin embargo, con la citada ley se pretende que el Ejército y la Marina realicen labores que le competen al Ministerio Público; incluso para obtener información bajo cualquier medio.

Además, el Sol Azteca señaló que México vive los niveles más altos de inseguridad y violencia de la última década, además con esta propuesta se admite el fracaso de la administración actual en el tema de seguridad.