Noche de Jueves Santo en Tehuantepec

  • Noche de Jueves Santo en Tehuantepec
    Noche de Jueves Santo en Tehuantepec
  • La primavera comienza, y el color morado de las jacarandas anuncian la llegada de la semana mayor
    La primavera comienza, y el color morado de las jacarandas anuncian la llegada de la semana mayor
  • Desde el miércoles de ceniza, santo Domingo Tehuantepec, se transforma en un paisaje de misticismo y recogimiento ante la contemplación de la pasión de Jesucristo
    Desde el miércoles de ceniza, santo Domingo Tehuantepec, se transforma en un paisaje de misticismo y recogimiento ante la contemplación de la pasión de Jesucristo

La primavera comienza, y el color morado de las jacarandas anuncian la llegada de la semana mayor, ua de las épocas de mayor fervor religioso en Oaxaca y por supuesto en la región del istmo de Tehuantepec.

 

Desde el miércoles de ceniza, santo Domingo Tehuantepec, se transforma en un paisaje de misticismo y recogimiento ante la contemplación de la pasión de Jesucristo. Por lo cual, cada uno de los barrios lleva a cabo un ‘viernes’ de cuaresma, que por sí solos, son toda una esencia del folclore tehuano y de la piedad popular.

 

Llegada la semana santa, son varios los barrios que realizan ceremonias cargadas de mayor carga emotiva y que se viven durante estos días santos con gran intensidad, lo que ha hecho que Tehuantepec sea la población en la que la semana santa se vive de manera más fervorosa.

 

Sin embargo, uno de los días de mayor fervor, es el jueves santo, que desde hace mucho tiempo se realiza en los barrios de San Sebastián y Laborío en donde los ritos son más complejos, destacando entre ellos, la figura de un personaje conocido localmente como EL CENTURIÓN que ha sido una tradición que no se ha perdido por muchas generaciones.

 

Desde temprana hora, las personas llegan a estos dos templos acompañados de niños ataviados como nazarenos o bien como angelitos, a los cuales se acomoda a lo largo del templo en pequeñas sillas mecedoras mientras se escucha el sonido tenebroso de chirimía, tamborazos y cadenas que acompañan durante todo el día al centurión en una improvisada cárcel que resguarda la imagen del nazareno.

 

Durante las noches de jueves santo, está muy arraigada la costumbre de salir en familia para asistir a los templos de Laborío y san Sebastián para ir a ver al centurión y los penitentes que con su vestimenta de luto hacen más impresionante el momento.

 

El ir y venir de la gente por el centro mientras atraviesan la feria, los puestos de fritangas hasta llegar al otro templo, para después terminar cenando unas ricas garnachitas o una sabrosa tlayuda, pues dicen que en esta noche tienen un sabor diferente.

 

Vivir la experiencia de la semana santa en Tehuantepec es una vivencia única, la noche del jueves santo, reúne a las familias, a los amigos en torno a la pasión de cristo y es necesario dormir temprano para asistir al viacrucis a la mañana siguiente.

 

Jueves santo en Tehuantepec, una noche única….

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *