“Pañuelo Blanco, Pañuelo Blanco”

Pánfilo Caballero Bolaños. Descanse en Paz.
Pánfilo Caballero Bolaños. Descanse en Paz.

Jesús Santiago M.

Profr. Pánfilo Caballero Bolaños. Descanse en Paz.

El insigne maestro, promotor indiscutible de la cultura oaxaqueña ha muerto.

Ha dejado una huella imborrable en el devenir cultural y aun con la carencia de una publicidad masiva, su paso en esta vida ha sido un fructífero camino campirano magisterial.

La sociedad ha perdido a uno de sus más humildes pero preclaros hombres, sembrador de historias de triunfo y regocijo, lo mismo en las aulas que en el movimiento democrático magisterial de la Sección XXII. Empuñando las armas del conocimiento, se recuerda como un promotor artístico en cualquiera de las ramas del saber y de la lucha política, ganándose el reconocimiento de la base magisterial en general.

A escasos días de su muerte, parece que lo vemos fugarse entre las nubes agitando su pañuelo blanco, al son de la chilena que en su natal Yucucundo y en varias comunidades más, hace zapatear a nuestros paisanos baja las armoniosas notas de su grupo “Cuerdas Oaxaqueñas” de gran arraigo entre las filas magisteriales. Si, también fue un padre ejemplar a quien le sobreviven 10 hijos: Lucía, Maclovio, Rosalía, Javier, Pánfilo, Viliulfa, Librado, Celiflora, Erasto y Laurencio, así como su esposa la señora Andrea Avelina Luis Ríos con quien vivió 70 años.

Fue un abuelo inolvidable, amigo insustituible, esposo amoroso y padre extraordinario.

Quienes vimos descender su ataúd bajo 2 frondosos ficus y escuchar las tristes notas de “Mi Viejo, Mi querido viejo…” interpretadas por el trío Santa Lucía, así como las intervenciones de un mariachi, una estudiantina y por supuesto de su grupo “Cuerdas Oaxaqueñas”, nos hizo recordar muchas de sus participaciones musicales en diferentes actividades político sindicales, donde con su melodías siempre fomentó el amor a nuestra tierra, a nuestra cultura y a nuestra conciencia social.

“Dale vueltas a tu pañuelo blanco, dale la vuelta,… este es el pañuelo blanco que me regaló mi amor ayer” y su rostro parecía sonreír con las notas de su chilena que se escucharon a las 12:22 horas en el último adiós en la capilla del camposanto de Santa María Atzompa, Oax., antes sus músicos ya habían interpretado “Cuando escuches esté vals” mientras su esposa y su hija Rosalía permanecían junto al féretro visiblemente conmovidas y sus demás hijos con la tristeza en el rostro, permanecían estoicos mientras se rendían las honras fúnebres.

El insigne maestro mostraba tranquilidad y la satisfacción del deber cumplido.

“Mi abuelo fue un héroe vivo y si queremos recordarlo vayamos a los acordeones, a los violines, o recordemos a los maestros que caminan 14 o más horas para llegar a sus escuelas” dijo uno de sus nietos mientras se reafirmaba lo que el maestro siempre sostenía, que “La escuela lo salvó de la pobreza y marginación”.

“Aquí estamos papá, sentimos tu muerte y allá donde tú vas, ábrenos un espacio, gracias por esta unidad,… hasta luego papá”, mencionó uno de sus hijos mientras su madre miraba al cielo como queriendo agradecer a Dios que todos sus hijos con amoroso empeño, sigan unidos en torno a ella.

Alberto uno de los yernos, besó a su esposa Rosalía con amorosa ternura para consolarla, “te quiero mujer” le susurró mientras se escuchaba la melodía “La barca en que me iré”. Eran la 13:25 horas.

Y en un claro mensaje de querer permanecer otros minutos más junto a su familia, el féretro tuvo que permanecer hasta una segunda ocasión para ser sepultado para siempre.

Concluían 91 años fructíferos al frente de la familia Caballero Luis.

Su carrera en la docencia duró 45 años, de 1950 a 1995, pero la jubilación no le impidió seguir compartiendo sus conocimientos. El amor a sus hijos y el deseo de proveerlos de un mejor horizonte social lo obligó a venirse de Yucucundo a la capital oaxaqueña junto con su esposa oriunda de San Fernando de Matamoros, Zimatlán, Oaxaca, y de todos sus hijos.

“No quiero que me sepulten en el panteón de San Martín” dijo en varias ocasiones, aun a sabiendas que su domicilio queda en esa circunscripción. Uno de sus motivos fue que hace muchos años un malviviente de esos rumbos golpeó a uno de sus hijos quien era muy joven todavía.

Así de grande era su amor paternal.

Ya ha traspasado las nubes con su pañuelo blanco y su inolvidable sonrisa. Su violín ahora lo toca uno de sus hijos. Su música se sigue disfrutando. Sus enseñanzas pedagógicas y musicales se expanden aún más.

Profr. Pánfilo Caballero Bolaños. Descanse en Paz.

También te puede interesar...

1 Respuesta

  1. C.p.virgilio aquino vasquez dice:

    Fue un gran Sr. un gran hombre, un excelente profesor, fue mi profesor en primaria. Nos exorto buscar lo básico de nuestras necesidades , saber triunfar quizás caerse muchas veces, pero levantarse y seguir luchando por un beneficio personal. Hay mucho que platicar de el , desde aquí mis abrazos sinceros para toda su familia y sabemos que Yucucundo es de el y donde se encuentre aplauso y gracias. Profesor por estar compartiendo esas bonitas chilenas y que conserven su biolin en un nicho en Yucucundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *