SAN ILDEFONSO VILLA ALTA… UNA COMUNIDAD EN PAZ Y COMPLETA CALMA

Erving AMBROSIO MARTÍNEZ
Para el presbítero Joel Martínez Mendoza, párroco de San Ildefonso Villa Alta, Santiago Camotlán y actualmente decano del rincón Sierra Juárez y quien atiende 16 comunidades serranas, la imagen del Jesús doliente y sufriente se identifica más con la población.

La imagen milagrosa del “Santo Entierro de Cristo” es muy querida en la región y es la más concurrida, incluso más que la fiesta patronal de la comunidad, las personas se identifican con el fervor, el cariño y el amor hacia el Jesucristo sufriente pero también victorioso a la muerte”, asegura.

Con poco más de 3 años en la población, Joel Martínez Mendoza vive su cuarta fiesta del “Santo Entierro”, el trabajo religioso en la población ha sido lento y gradual, él se ha percatado que vuelve en la población la confianza otra vez hacia la iglesia católica, hacia los ministros, ellos vuelven a acercarse y a participar con frecuencia a la misa dominical.

“Hemos trabajado lo mejor posible con los representantes del pueblo y de los barrios para todas las festividades, Villa Alta está en Paz, vive su fe, a pesar de muchas situaciones que se han presentado la población no ha debilitado su fe”.

El padre Joel Martínez Mendoza cumple en este 2017 15 años en el servicio religioso, su enseñanza siempre ha sido no sentirse como un maestro frente a sus alumnos, sino como un alumno ante sus maestros, ha aprendido mucho de las personas y son ellos quien se dirigen a él como su amigo.

Martínez Mendoza ha sabido ganarse el cariño, respeto y admiración de una comunidad celosa de sus tradiciones y costumbres, en los espacios que la parroquia le ofrece ha sabido sortear el temporal y ha aprendido a sacar provecho de esas horas de soledad las cuales las dedica a la lectura, estudio, reflexión y meditación.

La visita a las comunidades las realiza en total respeto y apegado a los valores de la convivencia humana, aprovecha el tiempo al máximo en los pueblos, la relación con ellos es de respeto… de un sacerdote hacia los fieles católicos.

Reconoce que una de las necesidades más grandes que tiene la iglesia católica es la necesidad de sacerdotes, “lo ideal sería que Santiago Camotlán tuviera su propio párroco, pero al mismo tiempo atiendo Villa Alta y Camotlán y eso hace complicado poder estar en muchos momentos de la vida del pueblo, en los específicamente religioso siempre acompaño y estoy presente, pero en otros momentos de la vida del pueblo me es imposible”.

Y en su mensaje final aconseja, “hoy en día lo más valioso que le puedes dar a una persona es tu tiempo, tu cariño, y si va acompañado de un buen libro mejor, para la iglesia la Semana Santa es el acontecimiento más importante, junto con los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, la fiesta más grande de nosotros los cristianos es la resurrección de Cristo”.