“Siempre voy con mis pinceles escondidos bajo el brazo”: Gerber

  • Siempre voy con mis pinceles escondidos bajo el brazo
    Siempre voy con mis pinceles escondidos bajo el brazo
  • Gerber transita en las dos, estuvo de visita en Oaxaca para presentar su libro “Conjunto Vacío”
    Gerber transita en las dos, estuvo de visita en Oaxaca para presentar su libro “Conjunto Vacío”
  • Para Verónica Gerber entre las artes visuales y la escritura no hay una diferencia
    Para Verónica Gerber entre las artes visuales y la escritura no hay una diferencia

Gina MEJÍA

Para Verónica Gerber entre las artes visuales y la escritura no hay una diferencia tan grande y ella ha tratado de encontrar una forma en que la distancia entre las dos desaparezca.

Gerber transita en las dos, estuvo de visita en Oaxaca para presentar su libro “Conjunto Vacío”, pero también impartió un taller dentro del diplomado de Artes Visuales del Centro de las Artes de San Agustín (CaSa).

Respecto a las artes visuales y la escritura, en entrevista comentó, que todo depende desde dónde se mira, “existen perspectivas donde el lenguaje no es tan distante de las artes, hay algunos puntos donde se tocan, yo he tratado de concentrarme en esos puntos”.

“Por ejemplo hay la idea de construir un lenguaje abstracto a partir de dibujos, es lo que planteo un poco en el libro “Conjunto Vacío”, donde los dibujos van narrando partes de la historia, tú como lector, vas adquiriendo con la lectura del libro las herramientas para entender esos dibujos y después tal vez regresar a los que no habías entendido al principio”.

Y es que la escritora y artista trata de explorar la idea de que puede escribir con cosas que no sean palabras. Ella es una de las ganadoras del Premio Aura Estrada, como parte de este realizó ya algunas residencias artísticas en Oaxaca y Estados Unidos, por ello expresó que busca cualquier momento para producir sus obras.

“Siempre voy con mis pinceles escondidos bajo el brazo, es una imagen muy romántica de la forma en la que uno hace artes visuales, en las residencias que hice como parte del Premio Aura Estrada me concentré en terminar el libro que había propuesto, pero iba con mi cuaderno de dibujo y mi computadora, en ambas trabajé, algunos dibujos se pueden ver en las páginas, los hice convivir de una manera bastante tímida y digamos que las utilice para terminar el libro”

Verónica Gerber dijo tener la suerte de haber crecido en una familia en la que nunca le prohibieron o estuvieron en contra de que estudiara una carrera artística, sin embargo llegó un momento en que tenía que decidir qué estudiar, así que decidió entrar a La Esmeralda.

“Inconscientemente me gustaba escribir, siempre estuvo presente el dibujo, pero tenía la sensación de que cuando estudias literatura, no estudias para ser escritor, estudias para aprender a leer y entender los libros, llegar a profundidades desconocidas de las palabras que hay en las páginas, y en la escuela de arte si te enseñan a dibujar, un poco por eso me fui para allá”.

Agregó que desde que planteó sus primeros proyectos visuales, la escritura aparecía una y otra vez, dentro de estos, “poco a poco fue un camino complejo, me di cuenta que tenia que encontrar una manera para hacerlas convivir”.

Ahora sus dos pasiones provocaron una visita a Oaxaca, por un lado el taller en el CaSa y por otro la presentación del libro que salió bajo el sello de Editorial Almadía, esto tras haber ganado el Premio Aura Estrada.

“El Premio Aura Estrada no te premia un libro terminado, sino una propuesta de uno que tienes empezado, que quieres terminar, creo que no hay un premio que funcione de esta manera”, detalló la escritora.

Añadió que este premio representó la oportunidad de terminar “Conjunto Vacío”, el cual había empezado desde hace cinco años aproximadamente.

Al hablar de lo que le interesa destacar en la literatura, Gerber dijo que la idea del exilio en toda su extensión de la palabra y es de lo que se trata “Conjunto Vacío”.

“El exilio solemos adjudicarlo a una idea geográfica, hay mucho de eso en el libro en términos de lo que se narra, los padres del personaje son exiliados argentinos, pero el exilio en el lenguaje, de ponerlo al limite, de tratar de pensar posibilidades para escribir, encontrar sintaxis que sean más adecuadas para el tiempo en el que vivimos, que reflejen mejor la situaciones, si quieres políticas, sociales o económicas”.

Y es que la autora dijo coincidir con lo que dice la escritora Cristina Rivera Garza, de que no podemos seguir escribiendo de la misma forma, “no sé muy bien cómo tenemos que escribir, pero por lo menos estoy intentando encontrar nuevas sintaxis con lo que escribí, para ver si esas reflejan mejor el mundo en el que vivimos”.

Al hablar de su libro “Conjunto Vacío”, la autora comentó que aborda en éste las consecuencias de la violencia, es decir qué pasa con una familia de exiliados, 20 años después de que un evento violento como la dictadura argentina los obliga a salir de su país y venir a vivir a México.

“Es sutil la manera en la que reflexiono sobre esto, la idea de la búsqueda del vacío y delimitar estos vacíos tiene que ver con qué es lo que deja esa violencia, ese conjunto de agujeros”.

Este libro para Verónica Gerber es una forma de pensar las consecuencias de una dictadura.

“Por ejemplo llevamos varios años viviendo muchísima violencia en el país, una guerra encarnizada, me gustaría pensar en las consecuencias de eso, qué pasa 20 años después con las familias que hoy tienen familiares desaparecidos o muertos”, acotó la artista y escritora.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *