URGE EL DIALOGO Y EL RESPETO A LOS DERECHOS LABORALES

Nicholt
Toda la actividad política que se ha generado en los últimos meses en el país y particularmente en Oaxaca, no debe meterse en saco roto.
Los partidos políticos que absorbieron millonadas de pesos, deben entender que las cuestiones políticas ya no son las mismas que antes.
La práctica de los políticos no va de acuerdo con los discursos.
Así ha sido siempre, pero en la actualidad, con el avance de la tecnología, los ciudadanos tienen otra forma de participar, teniendo a la denuncia como punta de lanza para poner en aprietos a muchos políticos cuya soberbia no tiene límites.
La testarudez de no querer entender que para analizar, reflexionar y criticar, se debe estar cerca de los actores políticos, permite que el clientelismo electoral se fomente y justifique, sin embargo, siguen existiendo casos denunciados de verdaderas arbitrariedades que comenten dichos actores y son exhibidos sin misericordia.
La tecnología facilita la denuncia dándole gran proyección en segundos.
Ya no basta toda la parafernalia para tener el completo control de los votantes: gorras, mandiles, electrodomésticos, tinacos para agua, míseras cantidades de dinero, playeras, etc., ya no causan el mismo efecto.
Incluso, ni ofreciéndoles $150.00 o $200.00 pesos, con torta y refresco incluidos, muchos jóvenes dejan de alquilarse para ir a echarle porras a los políticos necesitados de votos.
La sociedad ya no es la misma y aunque la conciencia ideológica esta prendida de brincolines, los ciudadanos ya no caen en el garlito de la “borregada”, al menos ya no como antes.
Las políticas erróneas que han generado descontento viral, nos deben haber enseñado a valorar el voto ciudadano y lo que esto significa en el proceso histórico de nuestro México.
Las movilizaciones en contra de la mal llamada Reforma Educativa convocadas por la Sección XXII del Magisterio y que vuelven a recordarnos el aciago año 2006, dan cuenta de que la experiencia política que esos importantes sectores de la sociedad han adquirido, les ayudad para no amedrentarse con las actitudes represivas del régimen.
Es claro que la disyuntiva está entre el dialogo o la represión, con las concebidas consecuencias que estos dos caminos provocarían.
El diálogo, con la apertura a diferentes tipos de pensamiento y teniendo un objetivo común, en este caso, elevar verdaderamente la calidad educativa, incluida la evaluación, en un contexto donde los profesores aporten ideas y las materialicen. Nada que ver con una evaluación punitiva que por todos los caminos posibles los lleva a la pérdida de su plaza de base y por consecuencia de todos sus derechos laborales.
El otro camino:
Satanizarlos lleva al encono, despreciarlos provoca las inconformidades de todos conocidas e imponerles una ley nacida de los intereses de la clase más pudiente del país, irremediablemente conduce a la inconformidad total y desobediencia de esas leyes que nacieron sin consenso y alejadas de la realidad, para llegar finalmente al aplastamiento policiaco de las protestas.
¿Eso es lo que se busca?
Han crecido las protestas, ya no se puede tapar el sol con un dedo.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *