Velas de Octubre en Tehuantepec

  • Velas de Octubre en Tehuantepec
    Velas de Octubre en Tehuantepec
  • Velas de Octubre en Tehuantepec
    Velas de Octubre en Tehuantepec
  • Velas de Octubre en Tehuantepec
    Velas de Octubre en Tehuantepec

Daniel PEÑA

Que tal amigos y paisanos, a pesar de los tragos amargos que a diario nos brinda la vida, siempre hay un momento en el cual relajarse y pasarla bien con las amistades mientras se baila un son bajo la enramada.

El segundo y tercer domingo de octubre se celebran en Tehuantepec, las velas Viaza y Paloma. Hasta el momento se desconoce el porqué de estos nombres, lo que si se sabe, es que estas velas que aún subsisten hasta nuestros días, fueron realizadas por las familias ricas y de abolengo del barrio de Jalisco, de donde es originaria la insigne benefactora Juana Catarina Romero.

Se dice que la vela paloma junto con la vela Fragua en el barrio de San Sebastián, eran de las más elegantes y que la figura de la paloma con su blanco plumaje era la que adornaba la pista y los frisos de aquellas noches de ensueño y esplendor.

Hoy día las cosas han cambiado, las crisis económicas han hecho estragos en nuestras festividades tradicionales y las ha modificado con el pasar de los años.

Se sabe que para 1865, esta vela paloma ya se realizaba en una casona del barrio que hoy pertenece a la familia Peto. Desde entonces se ha celebrado de generación en generación, teniendo como sello distintivo aquella romántica melodía del siglo XlX: La Paloma.

Hoy en día la vela Viaza, la vela paloma y la vela zandunga son las únicas velas tradicionales que sobreviven de muchas otras más que se perdieron en el calendario festivo de Tehuantepec.

El segundo domingo de octubre se realiza la llamada “Vela Via’za” (de la zanja) que desde hace muchos años se ha asociado a las familias más humildes del mismo barrio Jalisco y que se asentaron en las márgenes del río Tehuantepec en lo que antiguamente fueran precisamente eso, unas zanjas o pozas en donde se estancaba el agua del río cuando este crecía su cauce.

Hasta hace unos años, estas velas todavía se realizaban el sábado por la noche y el domingo se realizaba la mayordomía del tercer rosario, donde los socios obsequiaban a los invitados, pequeños adornos con forma de paloma que hacían con anticipación, palomitas hechas con algodón y diamantina que era la forma sencilla en la que nuestra gente hacía estos adornos.

En últimos años, tanto los  hijos del barrio, gobierno, personalidades de la cultura, turismo y otros, le han dado mucha promoción a estas antiguas velas que se niegan a desaparecer gracias al orgullo y al valor que los tehuanos del barrio de Jalisco le han otorgado a estas celebraciones.

Este año, la mayordomía de la vela paloma promete recobrar el esplendor que tuvo antaño, esto gracias a que cada uno de los socios no deja morir esta fiesta de gran arraigo entre las familias tradicionales del barrio Jalisco.

En este mes de octubre, Tehuantepec y el barrio Jalisco reciben a propios y extraños a sus grandiosas velas, un legado de alegría, orgullo y tradición. Hasta entonces.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *