…Y CUANDO OAXACA DESPERTÓ… ¡GABINO SEGUIA AQUÍ!

* Te lo digo Juan para que lo entiendas Pedro

Por CARLOS CERVANTES
Ciertamente los oaxaqueños anhelábamos que a partir del primero de diciembre de 2016 al arribar una nueva administración estatal encabezada por el maestro Alejando Murat Hinojosa, el panorama político, social y económico de la entidad cambiarían radicalmente; que se terminaría con el abuso, impunidad, frivolidad y la absoluta lejanía del gobierno con el pueblo oaxaqueño, pero no ocurrió así: en ese final de año observamos que se continuaron con las mismas prácticas caprichosas del gobierno anterior… ¡que Gabino continuaba aquí!…

Llegaron los festejos de fin de año y con sorpresa vimos que se volvió a colocar la pista de hielo, que fue un invento de Cué, para dar a ganar dinero a sus amigos que manejaban ese negocio que lo inició Marcelo Ebrard en la ciudad de México, pero que en esta ocasión (2016) se colocó en el mismo corazón de la ciudad, frente al templo de Catedral y la alameda; que el aire caliente que salía de los motores para congelar daba directamente en la copa de uno de los pocos laureles que aún se conservan el antiguo jardín y que acaso el único cambio fue el haber colocado un gigantesco árbol de navidad en el atrio del templo principal de la ciudad. Recuérdese que durante el desgobierno pasado la pista de marras se instalaba en la parte poniente de la ciudad y que los contratos eran entregados por el secretario de administración sin licitación alguna, ni mucho menos se informaba qué costo tenía esa diversión que mucho agradecieron los traumatólogos que atendían a aquellos que se caían al tratar de patinar puesto que en Oaxaca nunca se había presentado un espectáculo de esos. El costumbrismo tradicional de fin de año ha sido otro con tinte localista.

Por lo que se observa, el gobernador carece de asesores que conozcan la idiosincrasia de Oaxaca, a tal grado que ni siquiera le informaron que dichas modas fueron de Gabino y que la conciencia colectiva pensaba que la nueva administración las eliminaría porque eran un mal recuerdo.

Enseguida llegó el desayuno con los compañeros reporteros con motivo de la navidad y se repitió el mismo esquema del desgobierno anterior: al terminar el convivio se entregó un pavo congelado a cada uno de los asistentes, a quienes seguramente les vieron o se imaginaron, llevaban caras de necesidad. Esta moda la impusieron los funcionarios de comunicación de Gabino y se recuerda la cara de enojo que mostraba en esos tiempos la licenciada Marisa, funcionaria de la dependencia de información, en el momento en que entregaba el tal pavo, vigilando que los enviados de un mismo medio de comunicación no se llevaran mas de uno de esos regalos. En Oaxaca seguía la incredulidad y la presencia etérea del gabinato en su más cruda y triste realidad.

Poco después se dio a conocer que el nuevo gobierno retomaba otra ocurrencia de Gabino: las audiencias públicas comenzando en el mismo palacio de gobierno. En cada audiencia pública durante el gabinato se informaba que el gobernador había atendido a cientos de ciudadanos que plantearon sus necesidades; nunca se supo cuántos de esos planteamientos fueron resueltos, puesto que solamente se trató de posturas demagógicas, protagonismo teatral y ocurrencias.

Cuando la audiencia pública era en palacio, había que dar más molestias a la población el cerrar las primeras calles de Trujano y Flores Magón así como otras aledañas lo cual provocaba el enojo ciudadano. Sin embargo, en el nuevo gobierno estatal, había que copiar modas de la administración anterior, por falta de creatividad de los asesores.

Para entonces ya estaban en actividad los nuevos funcionarios y comenzábamos a tratar de memorizar los nombres de aquellos que llegaron de fuera como aves de paso, pero que seguramente terminarán como aves de rapiña, para no faltar a la costumbre que se ha convertido en norma. De aquellos que nos siguen llamando “indios” salvajes al creer que están en tierra de conquista, puesto que ni son oriundos de Oaxaca ni nunca vivieron aquí como avecindados, por ello desconocen nuestra realidad ya que hasta el momento solo se han reunido con quienes lideran grupos de presión y de extorsión. Son odiosos por naturaleza y se comportan como seres de un mundo superior pensando en hacer fortuna que, para ellos, es lo más importante. Si un humilde mortal oaxaqueño osa tratar de hablar con esos “servidores públicos” que se dicen tecnócratas, se encontrará con las puertas cerradas y con el ego y el despotismo de esos forasteros hasta el cielo de zafir.

Al continuar hurgando en el equipo del gobernador nos encontramos con servidores públicos de aquí a quienes la población conoce y respeta, pero además a otros oportunistas a quienes también conocemos por brincar de un puesto a otro sin aportar nada para la entidad, por desleales y traicioneros; a algunas que gustan de ganarse los cargos como las arañas y hay casos para Ripley pues dentro del esquema del poder ejecutivo coexisten funcionarios que son parientes o medios hermanos, de tal manera que conviven en sus cargos tanto el legítimo como el ilegítimo.

El público que todo lo juzga suele enviarnos sus observaciones y tenemos que reconocer que lo denunciado es cierto, que en la planta de funcionarios hay de todo y que hasta el momento no se notan resultados. Lo que destaca de la administración de Murat Hinojosa es el programa social a través de la SEDESOH, que ha despertado interés en el país y en el extranjero ya que es novedoso y no demagógico, tiene mucho de sensibilidad social y entrega de los funcionarios sin límite de tiempo: no se trata de desaparecer la pobreza por decreto, dado que esa situación se vive en todo el mundo. Lo importante será disminuir los índices de marginación con mucho trabajo y sensibilidad por parte de los funcionarios del ramo.

Es uno de los pocos aciertos que le reconocemos al joven gobernador que seguramente tiene otros objetivos en bien de Oaxaca, pero hay rémoras dentro y fuera del gobierno. Por cierto, que SEDESOL a nivel federal cumplió recientemente 25 años y tuvo mucho eco en Oaxaca. Seguiremos tratando de analizar la actuación del Ejecutivo Estatal como lo hemos hecho con trece administraciones anteriores, no con el afán de descalificar sino comentar con crítica constructiva para que los errores se enmienden y que los judas y rémoras no sigan sorprendiendo y estorbando al capitán de la nave. No somos enemigos de los funcionarios que llegaron de otros puntos de la geografía nacional, pero tampoco sus amigos, ni siquiera sus conocidos…

Parece que el nuevo fiscal tiene buenas intenciones para buscar una procuración de justicia más efectiva, se ha reunido con los compañeros periodistas de la APO de manera coloquial y se advierte que practica la sencillez. El titular de SINFRA Fabián Herrera dio en este mes de septiembre una agradable sorpresa con el moderno centro cultural y de convenciones que, como dice Blas, podría ser el primer “campanazo” de la presente administración. Los estamos observando. De Celestino Alonso Alvarez se espera enderece la nave en los servicios de salud, dependencia que sufrió el peor de los saqueos en la administración estatal anterior; en el desempeño de cargos anteriores ha entregado buenas cuentas y es conocido en Oaxaca.

La oficina de atención al migrante hace bien su trabajo. Vemos que el DIF va por buen derrotero, que la esposa del gobernador trabaja en los programas de ayuda a la niñez y a la familia recorriendo el estado y logrando apoyos de la federación; se ha ido ganando a pulso la simpatía de los oaxaqueños como pocas señoras que han sido primeras damas en Oaxaca. Dentro de ellas recordamos a algunas: doña María Luisa de la Peña de Brena Torres, muy distinguida y trabajadora a favor de la infancia; la señora Gloria Ruiz de Bravo Ahuja, incansable para lograr la integración social con trato sencillo; Martha Audifred de Gómez Sandoval, persona sencilla que convivía con los sectores vulnerables del interior del estado y era admirada su belleza y don de gentes; la abnegada maestra de muchas generaciones de escolares, María Luisa Castañeda de Zárate Aquino; la maestra Lourdes Salinas de Ruiz y doña Guadalupe Hinojosa de Murat, que dejó gratos recuerdos en Oaxaca. A las otras primeras damas solo las vimos de lejos, perdón por la omisión.

Nosotros como periodistas conocemos toda la entidad, sus necesidades, sus costumbres, sus gentes y sus anhelos en una labor que hemos desarrollado por más de medio siglo; pero también a los aventureros de la política que aún siguen viviendo dentro del presupuesto. El hecho de que algunos sean hijos de exgobernadores de ninguna manera garantiza su eficiencia ni su deseo de servir a Oaxaca sino todo lo contrario, puesto que también son forasteros que se sienten de clase privilegiada y seguramente lo son. O, ¿usted qué opina querido lector?

Finalmente, en el mes de agosto del presente año el gobernador presentó su Plan Estatal de Desarrollo en el palacio de gobierno, que hoy está convertido en un mercado, con el mismísimo esquena de Gabino cuando dio a conocer su “plan platino” que fue demagogia pura. 0, ¿usted qué opina querido lector?

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *