Y terminaron las fiestas de la Guelaguetza

  • KARLA 1
  • KARLA 2
  • Karla Guzmán Wong
    Karla Guzmán Wong en la galería Rufino Tamayo

Y terminaron las fiestas de la Guelaguetza, julio se las llevó pero seguimos con las festividades de los santos patronos de cada comunidad, hay que seguirlas muy de cerca, sobre todo para poder asistir a algunas de ellas, atrevernos (Como dice cierto lema gubernamental) a ser turistas en nuestro propio estado, a visitar nuestras propias comunidades y vivir junto con ellos sus fiestas. No hay que dejar de asistir a Santa María “El Tule” municipio pintoresco que tiene en este mes de agosto la celebración de sus fiestas patronales. En San Agustín de las juntas también estarán de fiesta a finales de agosto, este municipio también vive y comparte su festividad distinguiéndose así por el cuidado de sus tradiciones y costumbres, las autoridades municipales correspondientes ya preparan todo para esperar al visitante local, nacional o internacional con los brazos abiertos.

El 22 de agosto del presente año expone Karla Guzmán Wong en la galería Rufino Tamayo de la Casa de la Cultura Oaxaqueña, esto será punto de las 19 horas y estará acompañada por varios compañeros artistas, amigos, familiares, medios de comunicación y público en general.

Karla es una artista que su relación por la pintura viene desde la niñez, en la actualidad ha ganado terreno gracias a su estilo ya definido, ha expuesto en varios municipios del interior del estado, en palacio de gobierno capitalino, además en ciudades de Estados Unidos como Chicago e Indiana.

Dado que su madre es originaria de Santiago “La Ollaga” y su padre de Ciudad Ixtepec, en sus pinturas se refleja esa tendencia por la cultura istmeña, alegrías, tristezas, reflexiones, apasionamientos y fiestas tradicionales son los temas que lucen en sus óleos y que ya tienen un público bastante numeroso que sigue muy de cerca su carrera.

Una vez más, el pulpo de los mil tentáculos juega su última carta, las manifestaciones continúan y son noticia a nivel nacional, pero eso no impide que los turistas sigan llegando a la Verde Antequera, y de aquí a otro destino al interior del estado. Una vez más, desde esta trinchera se les invita a hacer conciencia de no “matar” a la gallina de los “huevos de oro”, hay que cambiar de mentalidad y protestar donde tenga que ser, no afectando a terceros ni mucho menos la imagen de un estado considerado capital cultural de México.

“Me llevo bien con mis padres, principalmente con mi mamá, creo que porque soy una persona un ‘poquito diferente’, pero soy igual que todo mundo, la relación con mi padre fue complicada, pero ha aprendido a quererme y respetarme”.

–¿Tener ascendencia asiática, las cualidades de tus padres, crees que hayan sido factor para tu incursión en la pintura?

–Sí, para ser artista, debes tener esa sensibilidad, te pueden encaminar a muchas otras disciplinas, pero si no es lo tuyo no vas a destacar. Por ejemplo mi padre es músico, algo de su sensibilidad me habrá heredado; todos mis tíos tocan instrumentos, mis sobrinos y hermanos también tienen alguna de esas cualidades.

Antes de entrar a la Procuraduría mantuve mis estudios dando clases de ‘Salsa’ y ‘Merengue’, fui maestra de quienes ahora dirigen algunas academias de baile, incluso di talleres de baile y de gramática española en la ‘Casa chata’.

–¿El principal motor para crear belleza es el sufrimiento?

–Es el amor, la pasión… empezamos con el amor, pero la tristeza, la alegría también te da pie a crear más arte, depende del estado de ánimo, tal vez en algunas de mis pinturas hay melancolía, enojo, y es porque en ese instante así lo sentí.

¿Y qué pintores te han influenciado?

–Pablo Picasso, sus colores, me gustan los contrastes y viveza de tonalidades que utiliza Fernando Botero, creo que son como los que uso, me fascina Diego Rivera, ya que hace una mezcla de rasgos mestizos en sus obras, eso me gusta.

Me identificó con Remedios Varo, el trabajo de Frida Kahlo, que no a todos les agrada, admiró a Leonora Carrington a Salvador Dalí, José Clemente Orozco.

–¿Consideras que la plástica oaxaqueña esté estancada, ha avanzado?

 

–Creo que están los mismos de siempre, pero empieza a surgir sangre nueva, espero ser parte de esa generación.

¡LA DIFERENCIA!

En un país en donde prevalece el doble discurso hacía la diversidad sexual, por un lado se pregona esa libertad de elección, pero por otro se condena y se discrimina a quienes a los ojos de las “buenas conciencias” son diferentes Karla nos revela un aspecto de su vida que pocos conocen.

Bueno… yo… soy una mujer transexual. No me siento una persona gay, soy una mujer transexual. ¿Rara? rara si tuviera una cola de perro u orejas de burro. Soy como cualquier otra persona.

Para ello hay que entender este concepto de la transexualidad: La transexualidad es una identidad transgénero que define es convicción por la cual una persona se identifica con el género opuesto a su sexo biológico, por lo que desea vivir y ser aceptado como una persona del género opuesto. La transexualidad es característica por presentar una discordancia entre la identidad de género y el sexo biológico.

Consiste en la existencia de un conflicto con el género asignado al nacer en los casos en que la identidad de género del individuo no coincide con su sexo. Una persona transexual es aquella que encuentra que su identidad sexual está en conflicto con su sexo. El deseo de modificar las características sexuales externas que no se corresponden con el género con el que se sienten identificadas lleva a estas personas a pasar por un proceso llamado de transición para adaptar su cuerpo al género al cual se sienten pertenecientes.

–¿Cómo afrontas esa ‘diferencia’ en tu vida, cómo lo vives, cómo lo expresas en tus pinturas?

–He tenido problemas en mis relaciones, el argumento es que no conciben o no terminan de aceptar mi ‘diferencia’… es triste que piensen así, porque el tiempo que dedicado, el amor que siento expreso, es para que me aprendieran a querer, a amar, no por lo de fuera, sino por lo que soy como ser humano.

–¿Ante el mundo?

–Yo no tengo que andarle diciendo a todos si soy o no soy, no es importante ni relevante para mí. Y si me preguntan no tengo por qué decir que no, no es nada que me avergüence, no es un delito, no he hecho nada malo.

Creo que sí. No me interesa que me rechace ‘Juan de las pitas’, pero que te rechace a quien tu amas, se siente horrible, entonces encuentro alivio en mis pinturas. Sí, por supuesto, el amor y desamor son motivos de inspiración.

Pasión no tiene que ver con el sexo, alguna vez me dijeron: ustedes son bastante posesivas ¡No!, somos igual a todos a lo mejor lo expresamos más o tal vez es mi carácter, y nada tiene que ver con sexo.

–Con relación a la diversidad sexual Karla Guzmán manifiesta conceptos que hacen tambalear estereotipos sobre la comunidad gay, de las mujeres transgenero, y que a través de ello se dé la verdadera apertura, porque es de más valor asumirse gay, travesti o transgenero, decir esta soy yo, a estar expensas a lo que piensen los demás, hay una filosofía en toda esta forma de pensar ¿influye esto en tu pintura?

–Apruebo en la diversidad sexual, ¡cómo no aceptarla!, pero lo que no me gusta es que muchas de nosotras terminemos en la calle, no estoy de acuerdo que nos vean como objetos sexuales. Soy una persona que merezco respeto, que si voy a tener una relación debe haber cortejo, que me dediquen su tiempo, a mi me gusta recibir flores, porque me siento mujer, además eso es lo que reflejo visualmente.

–¿Crees que hagan falta políticas adecuadas para la diversidad de género?

–En primera habrá que cambiar la manera de pensar de muchas de nosotras, porque todo se basa en el sexo, ¡sí! A mí me encanta disfrutar de mi sexualidad, pero por ejemplo yo soy monógama.

A lo que voy es que muchas de nosotras tenemos diversos talentos, pero piensan que no pueden lograrlo porque se cierran las puertas, en general todas saben decorar, cocinar, bailar, maquillar, oficios que se han convertido en una fuente de trabajo de mucha demanda y que poco a poco se han profesionalizado

–¿Y el proceso de aceptación con la familia cómo fue?

–Fue difícil, por supuesto, pero el conflicto primario es contigo, ¿Dios qué estoy haciendo, por qué me gustan los chicos?, en ese momento infantil no piensas en el sexo, pero ya en la adolescencia empieza las fantasías. Lo normal es que te gusten las mujeres, y aunque no te gusten ahí estás.

LA METAMORFOSIS

–El cambio lo inicié hace tres años-precisamente cuando empezó a pintar–, si hubiera iniciado de joven mi aspecto sería otro, sería una muñeca, estoy por cumplir 38 años. Pero le agradezco a Dios porque conocí muchas cosas, en el camino hay sufrimiento, mucho amor y por supuesto desamor.

–Mi autoestima era baja, no me creía atractiva al no sentirme mujer eso me deprimía mucho. A diferencia de quienes se sienten felices con su sexualidad.

–¿Y llegó la pintura?

–Sí, llego la pintura, porque me di cuenta que tenía ese don, sabes una cosa creo que todos tenemos ese talento y no los hemos descubierto, siempre decimos ¡no me va salir!, ¡es que ya no puedo!, pero si podemos si nos decidimos a hacerlo, yo le tengo mucha fe a mi trabajo, creo que he logrado un estilo en poco tiempo, hay pintores que pasan años sin lograrlo.

EL RECONOCIMIENTO Y EL RESPETO

Y es que este carácter tan fuerte, el darle sustento a lo que hace le ha generado a Karla mucho respeto de la gente que la rodea, familia, amigos y compañeros de trabajo. “Para nosotras es complicado entonces tienes que endurecer tu forma de ser, pero también cuenta tu labor diaria, tu seriedad a tus deberes”.

Hay límites que se tienen que trazar cuando se confunde la convivencia con el acoso y de la imagen que se ha construido a lo largo de los años de los gays, travestis y transexuales, en que se cree que su vida gira alrededor de la sexualidad, entonces una cosa es vestir sensual, pero algo totalmente opuesto es tener una moral relajada.

“Puedes vestir minifalda, pantalones entallados y ser casta, puedes utilizar sotana y ser una verdadera promiscua, todas necesitamos de la conquista, claro los hombres son visuales, un buen par de bubíes, unas amplias caderas y ¡babean!, el físico para nosotras claro que importa, pero somos más del oído, los detalles y no por el hecho de ser transexual no lo merezco, claro que sí”.

No vivo con en ese tipo de complejos de si me aceptan o no, eso ya es problema de ellos, si me aman por el ser humano que soy, tendrán un sitio en mi corazón. Siempre y cuando haya respeto.

“Creo que esto no sería posible si Dios no me amara, por lo tanto gracias a que Él está conmigo, a lo mejor me dio un yugo para cargarlo, tengo que tomar ese compromiso para salir adelante y decir ¡Gracias Dios por ser lo que soy!, me has hecho una persona, que ha sufrido mucho, pero si esa fue tu decisión así lo asumo y de nuevo ¡gracias! Por estar conmigo, que tal vez no me diste esa virtud de ser mamá o de ser una mujer completa, pero te agradezco también por no haberlo sido, porque quien sabe que hubiera sido de Karla.

 

LIDER DE EXPRESIÓN

Karla Wong expone en el Palacio Municipal de Oaxaca en el marco del Día Mundial contra la Homofobia, además tienen la invitación para formar parte de artistas que participarán en el mes de la herencia oaxaqueña en Los Ángeles California, invitación que aún evalúa.

A todo esto Karla se ha convertido en portavoz de su comunidad, “No sé si lo soy, pero para mí es un orgullo y compromiso, al igual que la amigas como yo, porque me salgo del estereotipo de todas, no se refieren a mí como generalmente lo hacen: ‘putita’, ‘loca’ ¡no! Se refieren a mí como Licenciada o simplemente Karla; eso porque me respetan, me lo he ganado y eso ya es un logro”.

Y las exposiciones a las que ya consideran a Karla son en la Universidad del Istmo, Los Ángeles, Chicago, Indiana, “no he buscado más por lo absorbente que es mi trabajo en la Procuraduría, pero ya le dedicaré más tiempo a la pintura”.

“Sé lo que soy, me siento atractiva y muchas de las veces la carta de presentación es tu imagen y si te ven simpática siempre te van a decir que si, sobre todo los hombres”.

Su actual exposición se llama “Ecos de la nostalgia”, trabaja actualmente en su próxima muestra que se llamará “Músicos de mi tierra” en donde intentará reflejar el amor a México, a la herencia latina que tanto seduce en Estados Unidos.

El camino ha sido largo, sinuoso, pero hay momentos que de intensa alegría como el caso de haber entrado a la ‘Procu’, el primer viaje a los EUA, el instante que le dijeron hay espacio para exponer las pinturas, cuando el novio le dijo te quiero por primera vez, cuando su mamá le dijo te acepto como eres, cuando terminó mi carrera, cuando pudo exponer en Ixtepec. “Esos momentos son inolvidables, donde me siento bendecida”, apuntó Karla Wong.(*Colaboración)

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *