Zaachila da Muestra de Cultura y Tradición

  • ZAACHILA 1
    Fiesta Grande del Cerro en Zaachila
  • ZAACHILA 2
    Lani Roo Daan Zaadxil
  • ZAACHILA 3
    Fiesta Grande del Cerro en Zaachila
  • ZAACHILA 4
    Lani Roo Daan Zaadxil
  • ZAACHILA 5
    Lani Roo Daan Zaadxil

Erving AMBROSIO MARTÍNEZ

VILLA DE ZAACHILA, OAXACA.- Para los valles centrales, y específicamente las poblaciones que ya son punto de referencia para que el visitante local, nacional o internacional disfrute la Guelaguetza, esta fiesta es y será un escaparate para mostrar al mundo la grandeza de nuestros pueblos de las ocho regiones del estado.

La Guelaguetza en esta comunidad tiene su esencia en la “Lani Roo Daan Zaadxil” (Fiesta Grande del Cerro en Zaachila), y con esta referencia el pasado 28 de julio, el Cerro de Zaachila ubicado a un costado de la conocida zona arqueológica, vibró en sus entrañas al ser testigo de los hermosos bailables que al son de la música se ejecutaban para deleite de los ahí presentes.

Esta espectacular fiesta, como la han definido los visitantes extranjeros, está llena de música, color y tradición, y es así como una vez más en su versión 2014 la Fiesta Grande del cerro de Zaachila, transcurrió durante casi 6 horas y entre bailables y sones de las ocho regiones del estado los asistentes pudieron disfrutar y participar en esta ofrenda.

Alrededor de las 13:00 horas, en la zona arqueológica conocida como “El Cerrito”, aquí en Zaachila, población a escasos treinta minutos de la capital oaxaqueña y ante la presencia de familias enteras, turismo local, nacional e internacional, dio inicio esta fiesta de los zaachileños.

La nutrida asistencia no fue menguada por el inclemente sol, que a veces se mostraba benevolente y otras veces furioso, aún así no era motivo para dejar de ver bailar a las Chinas Zaachileñas, a los mazatecos, los Sones y Jarabes Mixes, los Sones y Jarabes de Betaza, los ya conocidos sones ejutecos, las polkas del istmo de Tehuantepec, las chilenas de la costa, las hermosas de Flor de Piña, los “Zancudos” del barrio de San Pedro La Reforma, etc.

La autoridad municipal encabezada por el edil de la población, Raciel Vale López acompañado de su distinguida esposa Rocío Belén Lira Hernández, regidores y directores de distintas áreas del ayuntamiento, dio muestra de logística y organización al llevar a cabo un importante evento con saldo blanco y siempre dispuestos a orientar y ayudar a los visitantes por medio de un efectivo despliegue policiaco y de tránsito.

Uno a uno los 10 barrios de la población dieron muestra de destreza, garbo y carisma al interpretar a las regiones del estado ante la mirada encantada de los asistentes y la representante de la diosa Pitao Ko Shrub, Jesica Martínez Zárate, quien ocupaba un lugar privilegiado en el templete.

En la zona arqueológica todo era fiesta, afuera los visitantes pudieron disfrutar de antojitos regionales como el tejate, las tradicionales nieves, el tepache, elotes, cervezas para mitigar la sed, algodones de azúcar, aguas frescas, etc.

Este 2014, la que fuera “Cuna del imperio zapoteca” dio muestra de su grandeza y disposición por la conservación y preservación de las tradiciones y costumbres de Oaxaca. ¡Viva Zaachila!, ¡Vivan los Valles Centrales! Coreaban con euforia mientras llegaba a su fin la Guelaguetza Lani Roo Daan Zaadxil de Zaachila en su versión LII.

Y no podía culminar con la que es la máxima expresión de la danza ancestral y que representa la época de la conquista en México, La Danza de la Pluma, y para eso el H. Ayuntamiento tenía preparado un número especial.

Un danzante de tez morena causaba intriga entre los locales, de ojos verdes, era el mismo que había subido a la Guelaguetza Matutina del 21 de julio, era Moctezuma, danzante principal y quien dirige a los demás danzantes, su destreza al ejecutar sus saltos era peculiar, tras una pequeña pausa ingresó al escenario un danzante, era el presidente municipal de Zaachila, Raciel Vale, quien vestido de danzante bailó como en sus años mozos.

La aceptación y la emoción fue notoria, la despedida de esta fiesta se realizó con la interpretación del himno de los oaxaqueños el “Dios nunca muere” del compositor oaxaqueño Macedonio Alcalá “El tío Macedas”. 16 barrios interpretaron al mismo número de delegaciones quienes vistieron de un ambiente multicolor esta importante festividad que representa la ayuda mutua que distingue a los pueblos de Oaxaca y en especial a Zaachila, comunidad que sigue viviendo la Guelaguetza en su forma original.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *