En Zaachila, sacerdote y comunidad, juntos en favor de la evangelización

  • PARROCO 1
  • PARROCO 2
  • PARROCO 3
  • PARROCO 4
  • PARROCO 5

* De la mano del sacerdote Juan Ruiz Carreño, la comunidad presenta un claro avance en los creyentes

Erving AMBROSIO MARTÍNEZ/ REVISTA CÍRCULO OAXACA
Hace dieciséis años, la comunidad religiosa de Santa María Zaachila, Oaxaca, recibía en su seno a un sacerdote con una misión evangelizadora de grandes proporciones, un representante de la iglesia que lleva cotidianamente el mensaje de cristo a las comunidades.

Es el sacerdote Juan Ruiz Carreño, que a lo largo de este tiempo ha dedicado sus energías a la atención pastoral de los fieles con una atinada visión de servicio espiritual.

Y es que desde el principio, aunque el pueblo de Zaachila es muy hospitalario, no fue nada fácil que la gente cooperara con el nuevo párroco, pues venía de una experiencia de más de 20 años de abandono pastoral y la gente desconfiaba mucho de la iglesia.

Con el paso de los años y a la fecha, la buena coordinación de trabajo entre el párroco Juan y los fieles católicos facilitó el trabajo religioso, social y espiritual. Es la grey católica la que da fe y testimonio de un avance sin precedentes en la historia de la evangelización católica en esta comunidad.

Los católicos de este municipio y pueblos vecinos han estado más dispuestos a conocer de su fe e involucrarse en las diferentes labores en los grupos de pastoral y piadosos de la parroquia de Santa María Zaachila.

CRECIMIENTO ESPIRITUAL EN COMUNIDAD
En los tiempos de pandemia y ante la gran hazaña que significaba realizar celebraciones eucarísticas con aglomeraciones de personas, en Villa de Zaachila hubo un momento crítico cuando las cifras de mortandad estaban en su punto más alto y la parroquia cerró.

Sin embargo, se buscó acondicionar la explanada del atrio de la iglesia principal para la atención espiritual y las diferentes celebraciones católicas.

El padre Juan Ruiz siempre optó por seguir al cuidado de los habitantes, siempre haciendo conciencia sobre el cuidado de todos en comunidad, actualmente ya trabajan con cierta normalidad los diferentes grupos católicos, claro, con los cuidados sanitarios correspondientes.

Los frutos de la evangelización que ha dado la parroquia de Santa María Zaachila son visibles. Atrás quedó la situación de abandono de la iglesia, tanto de la infraestructura de las instalaciones como en la disminución de la espiritualidad de los fieles.

Al día de hoy, la comunidad, de la mano del sacerdote Juan Ruiz Carreño, va llena de esperanza y testimonio, de años de trabajo, de una buena coordinación. Los valores morales, la congruencia, el amor y la firme convicción de hombres y mujeres han tenido hoy más que nunca una gran importancia en la vida cotidiana de la sociedad.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *